jueves, 3 de marzo de 2022

¿Cómo terminará Putin?

No leía a la periodista rusa Julia Smirnova (@JO_Smirnova) desde el 2016, cuando comenté su comentario sobre Putin, en mi columna lamentablemente muy actual sobre La Nueva guerra fría Hoy, me gustaría comentar una columna que Julia recomendó. De Lawrence Freedman, profesor emérito del King's College, de Londres: Russia's Plan C And Plan D[1] 

Freedman sostiene que “esta es una guerra que Vladimir Putin no puede ganar, por mucho que dure y por muy crueles que sean sus métodos.” No quiero ser derrotista; pero, desde el punto de vista militar, me temo que esta es una guerra que es imposible que Rusia pierda.  Su armamento es muchísimo mayor y más moderno que el ucraniano. El número de sus soldados son increíblemente mayor, que los de de un país mucho más pequeño y pobre, como es Ucrania.

¿A qué se refiere el autor exactamente? A que “la campaña rusa se ha visto obstaculizada por objetivos políticos que no pueden traducirse en objetivos militares”. A ver… “Putin ha descrito una Ucrania mítica, producto de una imaginación febril estimulada por cavilaciones históricas disparatadas. Su Ucrania aparece como un hermano descarriado a ser rescatado de los 'drogadictos y nazis' (son sus palabras) que la han hecho perder el rumbo”. 

El problema para Putin, es que los ucranianos ven las cosas diferente y creen que el argumento del presidente ruso[2] es tan sólo una excusa para convertir a su país en una colonia rusa, algo que no van a permitir”. Al menos, no fácilmente. Me pregunto si también tendríamos que ayudar a Gran Bretaña, a Francia o Bélgica, a recuperar sus antiguas colonias. En una época en que se critica el antiguo colonialismo europeo, no veo por qué habría que ayudar a los sucesores de la Unión Soviética, a recuperar sus antiguas colonias. 

En mi columna Putin llega con 200 años de retraso, sostuve: “si queda algo así como un tórax residual, el Kremlin recurrirá al viejo truco de instalar un gobierno marioneta. En el mejor de los casos, transformará a Ucrania en un estado vasallo”. El autor británico tiene otra opinión: “Ningún gobierno respaldado por Rusia tendría legitimidad y Rusia carece de la capacidad para una ocupación indefinida para mantener tal gobierno en su lugar”. Sinceramente, prefiero que se cumpla la teoría de Freedman y no la mía.

“Esta locura estratégica se ha visto reforzada por la ineptitud táctica con la que se ha llevado a cabo la campaña. Una victoria rápida y relativamente indolora, con Kiev en manos rusas y el presidente Zelensky desaparecido, podría haber permitido a Putin imponer algún tipo de paz propia de un vencedor, con promesas de neutralidad y de desmilitarización, una nueva constitución o incluso con concesiones territoriales”. El sueño de Putin era que Zelensky tomara un helicóptero y huyera. Que abandonara al pueblo que lo eligió en las urnas, hacia Occidente, hacia Polonia, Alemania, Gran Bretaña… Recordemos que el último presidente por la gracia de Putin huyó hacia Rusia en un helicóptero. 

Sin embargo, “los generales rusos optaron por demostrar lo inteligente que son y pusieron su confianza en la velocidad y la sorpresa para tomar ciudades clave, utilizando solo una fracción de fuerza y ni siquiera molestarse en controlar el espacio aéreo”. Por eso, se habla del intento de blitzkrieg, intento claramente frustrado. “La arrogancia del plan se mostró en la jugada contra Kiev que implicó volar en unidades regulares hasta las afueras de la capital para encontrarse con fuerzas especiales y de sabotaje ya preparadas. Todo esto terminó como un caos operativo”.

“El fracaso del Plan A obstaculizó el cambio al Plan B. Los ucranianos pudieron frenar el movimiento de las tropas entrantes, acosándolas y obligándolas a seguir rutas indirectas”. No sé si será verdad; pero había muchas fotos de letreros camineros cambiados, para desviar los vehículos invasores. “Las fuerzas rusas que avanzaban se dividieron, perdiendo la coordinación, lo que permitió a los defensores ucranianos emboscar a los convoyes”. 

Luego surgieron los problemas de logística: “a medida que los convoyes de suministro, incluidos los que transportaban combustible, no podían seguir el ritmo de las unidades de avanzada. El 28 de febrero se informó de un convoy de 40 millas de largo que se dirigía hacia Kiev o Kyiv. En la práctica resultó ser una serie de convoyes más pequeños, atascados porque el camino estaba bloqueado por vehículos en pana o que se habían quedado sin combustible. Los ucranianos no necesitaron hacer grandes esfuerzos para interceptar esta fuerza ofensiva: se detuvo ella misma”. Me recuerda los chistes que circulaban hace algunos años sobre el ejército ruso.  

“Si son capaces de capturar la ciudad portuaria de Kherson, en el Mar Negro, será un duro golpe para el esfuerzo bélico de Ucrania”. El artículo fue publicado hace 23 horas, Cherson o Kherson ya cayó. No obstante, “entrar en una ciudad no es lo mismo que conservarla”. “El control es un concepto político y no militar. Los ucranianos no han tratado de defender cada centímetro de su tierra, sino que se han mantenido firmes en las ciudades clave, de las cuales las dos más grandes, Kyiv y Kharkiv, siguen siendo simbólica y políticamente las más importantes. Han cambiado espacio por tiempo y han utilizado ese tiempo para fortalecer su posición”.

“Lo más importante es que han movilizado y organizado una milicia popular para ayudar a defender sus ciudades”. Creo que la resistencia popular es lo que más teme Putin: “no hay que olvidar que, después de la II Guerra Mundial, la URSS tardó cerca de diez años en vencer a los partisanos y otros patriotas ucranianos que se resistían a quedar bajo el dominio de Moscú. Esta circunstancia quedó marcada en el alma soviética de Putin”[3].

El presidente “Zelensky encontró las palabras para motivar a su gente y lograr apoyo internacional. La narrativa ucraniana habla de solidaridad, de heroísmo y de sacrificio”, reconoce que las próximas semanas serán muy difíciles. “Es un contraste muy marcado frente a la narrativa rusa de agravios enconados y de recalcar la propia inocencia. Los portavoces de Putin no han podido contar relatos convincentes de lo que hacen sus soldados y porqué, y se limitan a denunciar los crímenes ajenos para justificar los suyos”.

Frente a este escenario, “la comunidad internacional promete mantener los suministros de armas (suponiendo que puedan pasar) y, lo que es más importante, decidió imponer sanciones económicas mucho más severas de lo que la mayoría de los observadores anticiparon”. 

Por su parte, “los aliados de Putin se han mantenido a distancia y, en algunos casos, se han manifestado rotundamente contrarios a la invasión. Hungría se ha alineado con la Unión Europea y la OTAN. China no se va a poner del lado de Occidente, ni impondrá sanciones; pero se abstuvo en el Consejo de Seguridad y ha insistido en la importancia de la soberanía ucraniana y en la protección de los civiles”. Fredman hace ver algo que me parece muy grave: “sabemos de ciudadanos extranjeros han sido asesinados, incluso de Grecia, India y de Israel”. Esto tendría asustados a ciudadanos chinos en Ucrania, “alarmados por su vulnerabilidad a los ataques rusos”.

Internacionalmente, Rusia es apoyada apenas por un puñado de países: por “el régimen de Assad en Siria, que debe su existencia al poder de fuego ruso, y por Pakistán, que aprovechó este momento para firmar un nuevo acuerdo comercial con Rusia. Rusia tiene un apoyo internacional mínimo. Incluso Kazajstán, donde Putin envió tropas rusas en enero pasado para ayudar a restaurar el orden, se ha negado a apoyar a Moscú”. Incluso el presidente Lukashenko de Bielorrusia, “puede estar titubeando acerca de hasta qué punto desea que sus propias tropas participen, sobre todo, se supone, porque esto agregaría a su profunda impopularidad”. Asimismo, se dice que demasiados soldados bielorrusos habrían desertado.

Es significativo que, “al aceptar conversaciones en la frontera con Bielorrusia, los rusos hayan aceptado la posibilidad de un alto el fuego negociado, en vez de una paz impuesta. Vale la pena señalar que Putin antes de la guerra no mostró interés alguno en sostener conversaciones directas con el gobierno ucraniano, sobre todo porque esto les daba cierta legitimidad”. Hasta ahora, “Putin sólo había propuesto que el gobierno ucraniano hablara con los líderes separatistas del Donbas. Las conversaciones del presidente Macron con Putin mantienen una especie de canal hacia Occidente. China ahora puede comprometerse como mediador. Pero al final, cualquier acuerdo debe negociarse directamente con los ucranianos. No corresponde a otros decidir en su nombre lo que deben aceptar”. Muy cierto.

En tales circunstancias, “Putin se ha visto obligado a pasar al Plan C”. En efecto, “el 27 de febrero, destacó la fuerza nuclear de Rusia y anunció que había elevado el estado de alerta de sus fuerzas disuasorias, lo que todavía está lejos de acercarse a un pie de guerra”. Freedman advierte que “ha habido mucha especulación sobre por qué hizo esto, lo que es normal en estos días, en que se trata de entender cualquiera de sus movimientos (...) La explicación más simple sigue siendo que ante el creciente apoyo material de Occidente a Ucrania y el aumento de las sanciones contra Rusia, Putin quiso reforzar la advertencia contra toda injerencia extranjera, que hizo al anunciar la invasión a Ucrania”. 

Sí, estamos frente a una invasión y no a una operación especial para liberar a Ucrania de fascistas y drogadictos…

“Los ataques a las ciudades son el aspecto más alarmante de esta etapa de la guerra. Sus efectos estratégicos siguen siendo difíciles de medir, pero vale la pena señalar tres puntos. Primero, mucho depende de la reacción de la población. Aunque es un cliché suponer que los civiles bajo bombardeo se vuelven más desafiantes y aprenden a resistir, no siempre ocurre esto. Depende de la extensión del bombardeo, del estado previo de la moral de la población y de la calidad de sus líderes. Sin embargo, hasta ahora, en este caso el cliché parece ser cierto. Kharkiv, la ciudad que más ha sufrido, sigue siendo desafiante. Y eso que se supone que Kharkiv una de las ciudades que está más a favor de Rusia. En ella, los rusos esperaban desencadenar una contrarrevolución popular a la revolución del Euromaidán de febrero de 2014. Ya no lo esperan”.

Segundo, los rusos afirman que algunos ataques se dirigen contra objetivos militares y gubernamentales clave; pero cabe preguntarse por qué no se ha hecho ningún esfuerzo serio para evitar la muerte y destrucción de objetivos civiles.

En tercer término, “la artillería se puede utilizar, brutalmente, como instrumento de guerra urbana, para desmoralizar a los defensores, eliminar posiciones defensivas y crear caminos para una ofensiva. Pero sabemos, desde Stalingrado hasta Grozny, que los defensores pueden luchar entre los escombros. Incluso en esa etapa desesperada, los entornos urbanos siguen siendo un desafío para la fuerza invasora. Las unidades pueden perderse y aislarse, atrapadas en las calles de la ciudad”.

“Además, hay que enfatizar un punto inicial: como hemos visto, en las zonas tomadas por el ejército ruso, su presencia no es lo mismo que el control. Hay numerosas imágenes de tropas rusas que se enfrentan a multitudes de personas enojadas y desarmadas y que no saben qué hacer. Una cosa es matar civiles desde lejos con ataques de artillería y misiles, y otra muy distinta es tener que mirar a los ojos a personas comunes y corrientes, que podrían ser tus familiares, en una calle similar a tu ciudad natal, y comenzar a dispararles”.

“La alternativa podría ser el asedio. Obligar a la población a pasar mucho tiempo en búnkeres, mientras las ciudades pierden energía, los alimentos y las medicinas escasean y la situación se vuelve cada vez más angustiosa. Esto puede terminar siendo, por defecto, el Plan C, especialmente si los rusos continúan luchando para obtener más puntos de apoyo en las principales ciudades. Los seres humanos pueden soportar estas condiciones durante un tiempo, pero en algún momento esto conduce a una crisis humanitaria. En este caso, pueden surgir corredores para permitir que los civiles escapen o simplemente hacer mayores esfuerzos para obtener suministros adicionales mientras las ciudades no estén completamente rodeadas”. O sitiadas…

A propósito de sitio, “Es poco probable que un asedio traiga resultados rápidos para Putin. Su pueblo no está sufriendo de la misma manera, pero la economía de Rusia ahora está sitiada. Por el momento, puede hacerle y tomar medidas drásticas contra la disidencia y los medios de comunicación independientes. Pero los costos humanos y económicos de esta guerra no pueden ser cubiertos durante mucho tiempo. La gente descubre lo que les ha pasado a sus hijos y hermanos, y lo poco que pueden comprar con sus rublos. Putin necesita que esta guerra termine lo más pronto posible”.

“Si alguna vez hubo alguna posibilidad de que esta guerra terminara con la subyugación completa de Ucrania por la fuerza de las armas, se ha desvanecido. Tampoco terminará con las fuerzas rusas siendo expulsadas del país. Lo más probable es que haya una conclusión negociada, probablemente en conversaciones en que se acuerde un cese del fuego”. Freedman dice que, como sea, incluso si los ucranianos aceptan la pérdida de Crimea, tienen que salir de esta terrible experiencia como un país libre e independiente sin tropas rusas en su territorio”.

“Maquiavelo se pregunta si es mejor para un príncipe ser amado o temido. Responde que lo mejor es ser ambas cosas; pero si había que elegir, era preferible el miedo”. Y explica que “Putin se ha aislado, en el amplio sentido de la palabra y corre el riesgo de perder ahora ese aura de poder despiadado que ha cultivado cuidadosamente. Ese aura significó que solo los oponentes internos más valientes se atrevieran a enfrentarlo y que los autócratas de otros países lo abrazaron como un ejemplo a seguir. Sabemos que todavía goza de mucho apoyo popular a pesar de que continúan las manifestaciones contra la guerra. Lo que más importará será lo que piensa la élite cuando vea las consecuencias de la imprudencia de su líder. Cuando sepamos más sobre cómo termina esta guerra, sabremos cómo terminará su régimen”. Se refiere al régimen de Putin. 


[1] Las citas entre comillas y sin referencia, son a este artículo. La traducción es mía y de Google.

[2] Como presidente o como premier, alternándose con Dimitri Medvedev, está en el poder desde 1991. 

domingo, 26 de abril de 2020

Lenin y el estado opresor, represivo y explotador, a 150 años del nacimiento de Wladimir Iljitsch Uljanow


Muy estimados lectores y lectoras de este blog, esta semana, conmemoramos los 150 años del nacimiento de Lenin. Los quiero invitar a leer el primero de mis artículos en que analizo el primer capítulo de la obra de este recolucionario ruso que re-interpretó a Karl Marx, por lo que se habla del marxismo-leninismo. O en Rusia, de leninismo-marxismo. Los invito a mi columma:



viernes, 17 de abril de 2020

martes, 5 de febrero de 2019

Alemania reconoce a Juan Guaidó como presidente de Venezuela


Alemania reconoce a Juan Guaidó como presidente de Venezuela. El anuncio lo hizo la canciller Merkel en Japón (está de visita).

Esto, contra los dos partidos extremistas en el Parlamento alemán. Especialmente, contra la extram derecha AfD, que pretendía que Alemania permaneciera neutral, ayudando así indirectamente a Maduro. Lo que es lógico, ya que este partido hace lo que le dicta Putin.

A continuación, un video con el anuncio de Merkel y un breve anáisis de la situación en Venezuela. 



miércoles, 28 de noviembre de 2018

Tratado entre la Federación de Rusia y Ucrania sobre cooperación en el uso del mar de Azov y el estrecho de Kerch


El tratado de 24 de diciembre de 2003 entre Rusia y Ucrania sobre el Mar de Azov y el Estrecho de Kerch:

Original en la página del gobierno ruso: ДОГОВОР МЕЖДУ РОССИЙСКОЙ ФЕДЕРАЦИЕЙ И УКРАИНОЙ О СОТРУДНИЧЕСТВЕ В ИСПОЛЬЗОВАНИИ АЗОВСКОГО МОРЯ И КЕРЧЕНСКОГО ПРОЛИВА

Mi traducción:

TRATADO entre la Federación de Rusia y Ucrania sobre cooperación en el uso del mar de Azov
y el estrecho de Kerch

La Federación de Rusia y Ucrania, en lo sucesivo denominadas las Partes, guiados por las relaciones de amistad y cooperación entre los pueblos de Rusia y Ucrania, los vínculos fraternales históricamente establecidos entre ellos;

Guiado por las disposiciones del Tratado de Amistad, Cooperación y Asociación entre la Federación de Rusia y Ucrania del 31 de mayo de 1997, así como el Tratado entre la Federación de Rusia y Ucrania en la frontera estatal ruso-ucraniana del 28 de enero de 2003;

Tomando nota de la importancia del Mar de Azov y el Estrecho de Kerch para el desarrollo económico de Rusia y Ucrania;

Convencido de que todas las cuestiones relacionadas con el mar de Azov y el estrecho de Kerch deberían resolverse únicamente por medios pacíficos, conjuntamente o con el consentimiento de Rusia y Ucrania;

basado en la necesidad de preservar el área de agua de Azov-Kerch como un complejo económico y natural integral utilizado en interés de Rusia y Ucrania;

Acuerdan lo siguiente:

Artículo 1

El mar de Azov y el estrecho de Kerch son históricamente las aguas interiores de la Federación de Rusia y Ucrania.

El Mar de Azov está delimitado por la línea fronteriza del estado de acuerdo con el acuerdo entre las Partes.

La solución de los problemas relacionados con el área de agua del Estrecho de Kerch, se lleva a cabo mediante acuerdo entre las Partes.

Artículo 2

1. Los buques mercantes y buques de guerra, así como otros buques estatales que enarbolaban el pabellón de la Federación de Rusia o Ucrania, operados con fines no comerciales, disfrutan de libertad de navegación en el Mar de Azov y el Estrecho de Kerch.

2. Los buques mercantes bajo las banderas de terceros países pueden entrar en el mar de Azov y pasar por el estrecho de Kerch si se envían a un puerto ruso o ucraniano o se devuelven desde él

3. Buques de guerra y otros terceros buques estatales. Los estados operados con fines no comerciales pueden ingresar al Mar de Azov y pasar a través del Estrecho de Kerch si se envían en una visita o llamada de negocios al puerto de una de las Partes mediante su invitación o permiso acordado con la otra Parte.

Artículo 3

La cooperación ruso-ucraniana, incluidas las actividades conjuntas en el campo del transporte marítimo, incluida su regulación y apoyo hidrográfico y de navegación, pesca, protección del medio ambiente marino, seguridad ambiental, así como la búsqueda y rescate en el mar de Azov y el estrecho de Kerch y concluyendo, según corresponda, nuevos arreglos.

Artículo 4

Las controversias entre las Partes relacionadas con la interpretación y aplicación del presente Tratado se resolverán mediante consultas y negociaciones, así como por otros medios pacíficos elegidos por las Partes.

Artículo 5

1. El presente Tratado está sujeto a ratificación y entrará en vigor en la fecha del intercambio de instrumentos de ratificación de las Partes.

2. Los cambios y las adiciones a este Acuerdo se establecen en protocolos separados, que entran en vigor de conformidad con el procedimiento descrito en el párrafo 1 de este artículo.

Hecho en la ciudad de Kerch el 24 de diciembre de 2003, en duplicado, cada uno en los idiomas ruso y ucraniano, siendo ambos textos igualmente auténticos.

Por la federacion rusa

Por ucrania

martes, 11 de septiembre de 2018

L@s ate@s votan más por la AfD que l@s cristian@s


Desde hace algunos años, en el cristianismo alemán, existe el triste pero real convencimiento, de que un sector pequeno de ellos, ha caído en las garras de la extrema derecha o al menos del populismo de extrema derecha.

El sector que se hundió en las fauces extremistas es pequeño; pero lamentablemente, muy influyente.

A mi modo de ver, les costó a los cristianos alemanes -de ambas confesiones- darse cuenta de lo que estaba pasando; pero luego de algunos meses de incredulidad, me parece que hoy nadie lo puede negar.

Es más, los antídotos al veneno de la ultra derecha han sido múltiples y muy eficaces. La Conferencia episcopal abrió la página katholisch.de. Los obispos están hoy a la cabeza del movimiento a favor de la acogida de refugiados. Las parroquias se han vuelto mucho más humanas y solidarias. En ellas, ahora, los monaguillos incluso sonríen ;)

Pero hay gente -incluso amigas mías- que niegan que... La verdad es que no sé bien lo que niegan. Porque es innegable que existe una correlación entre el ateísmo y el voto en favor de la AfD. En todo caso, ellas, ellos no aceptan que se los diga. Lo ven -me lo dijo una de ellas- como un ataque personal (Ich als Atheistin fühle mich angegriffen), lo que no es.

Pero un poco de espíritu crítico, no creo que sea mucho pedir... Existe un blog ateo, denominado "Blasfemia" (blasphemieblog). Su subtítulo dice: las noticias diarias para ateos (Tägliche News für Atheisten).

Uno de sus artículos -repito, de un blog representante oficial del ateísmo alemán- se lee: AfD punktet vor allem bei Nichtchristen Esto es: "la AfD gana, sobre todo entre los no-cristianos".

Traduzco las líneas del artículo referidas a la AfD: "La AfD fue especialmente exitoda entre los votantes no cristianos. 17% de ellos, confesaron haber votado por la AfD. 11% de los protestantes y 9% de los católicos. El promedio federal, llegó al 12,6%".

________

Die AfD war besonders unter nichtchristlichen Wählern erfolgreich. 17 Prozent gaben an, sie gewählt zu haben, unter Protestanten waren es 11 Prozent, unter Katholiken 9 Prozent und im Bundesdurchschnitt 12,6. 


Ateísmo y AfD en Alemania





La imagen nos muestra dos mapas. Uno contiene la distribución del ateísmo en Alemania. Y el otro, los resultados de la última elección de parlamento (Bundestag).

A mayor cantidad de ate@s en un Land alemán, mayor es la votación en favor de la populista de extrema derecha AfD.

Salvo Schleswig-Holstein, en que, afortunadamente, la gran cantidad de ate@s no significa la mayor votación en favor de la extrema derecha. Al menos, un Land salva la reputación del ateísmo alemán.


lunes, 11 de junio de 2018

El territorio de la antigua Alemania Oriental es la región más alejada de Dios que existen en el mundo


Del Estudio ISSP Data Report Religious Attitudes and Religious Change del Leibniz-Institut für Sozialwissenschaften

Llegué a él, porque el periodista Malte Lehming (@MalteLehming) describió el territorio de la antigua Alemania Oriental como la región más alejada de Dios que existen en el mundo ("Das Gebiet der ehemaligen DDR ist, laut „International Social Survey Program“, die gottesfernste Region weltweit"), en su artículo Gehört der Islam zu Deutschland? Die verlogene Botschaft der Trotz-Christen



domingo, 15 de abril de 2018

Campino de los Toten Hosen sobre lo que es soportable y lo que no podemos permitir


Las palabras de Campino sobre el tema antisemitismo en una camción de los raperos Kollegah y Bang son para el bronce. Campico es mi "héroe del día" o más bien de la semana :)

He pensado mucho sobre la discusión acerca de una canción. Sobre si tenía o no sentido venir aquí. La manera más fácil habría sido evitar la situación y quedarse en la casa. Personalmente, creo que quienes boicotean algo, no pueden discutir. Y quien no discute dejan el campo libre a otros (...) Desde hace 30 años hago música con los Toten Hosen. Soy un poco especialista en el tema. La canción sobre la que todo el mundo discute proviene del Battle Rap, donde se trata de superarse entre sí [de batirse con los demás, y superarlos]. Cuando consideras esto, todo se relativiza. No deberíamos buscar un significado más profundo donde no hay ningún significado (...). En principio, considero que la provocación, como tal, es buena y es correcta. De ella, pueden surgir cosas muy buenas (...). Sin embargo, cuando la provocación adopta una forma misógina, homofóbica, extremista de derecha o antisemita excede el límite (...). No soy el centro federal de exámenes, ni el comité de ética. Pero hablo por todos los que piensan como yo: las prohibiciones y la censura no son la solución. Espero que a través de las discusiones lleguemos a encontrar otra forma de pensar, que nos haga saber lo que es tolerable y lo que no lo es. 

El audio del video no es muy bueno -es muy bajo- pero está entero. Porfa, suban los parlantes :)



Ich habe mir viele Gedanken gemacht angesichts des Streits um ein Lied. Ob es sinnvoll ist, überhaupt hier hinzukommen. Der einfachste Weg wäre: Man entzieht sich der Situation, bleibt Zuhause. Ich persönlich glaube aber: Wer boykottiert, kann nicht mehr diskutieren. Wer nicht mehr diskutiert, überlässt das Feld den anderen. (…) Ich mache mit den Toten Hosen seit über 30 Jahren Musik. Ich bin ein bisschen vom Fach. Das Stück über das sich alle streiten, kommt aus dem Battle Rap, wo es darum geht, sich gegenseitig zu toppen. Wenn man das bedenkt, relativiert sich alles. Wir sollten keinen tieferen Sinn suchen, wo es keinen Sinn gibt. (…) Im Prinzip halte ich Provokation für gut und richtig. Aus ihr heraus können verdammt gute Sachen entstehen. (…) Wenn Provokation aber eine frauenfeindliche, homophobe, rechtsextreme oder antisemitische Form annimmt, wird eine Grenze überschritten. (…) Ich bin nicht die Bundesprüfstelle und auch nicht die Ethikkommission. Aber ich spreche für alle, die so denken wie ich: Verbote und Zensur sind nicht die Lösung. Ich hoffe, dass wir durch solche Auseinandersetzungen zu einem anderen Bewusstsein finden, was noch erträglich ist und was nicht.

lunes, 26 de marzo de 2018

Cómo la OTAN acorrala a Rusia


Gerald Hensel, en Twitter @ghensel publicó el siguiente mapa con el texto, en alemán: "Die NATO-Einkreisung Russlands (gelb markiert)". Esto es el terrible cerco de la OTAN en torno a Rusia (marcado en amarillo). Háganse una idea de la realidad, uds. mismos.