sábado, 25 de septiembre de 2010

Jünger Ernst


Cuando lo escuché, hace un par de días, no podía dar crédito a mis oídos:

01/04/1915 -. Esta tarde encontré, en las cercanías de la letrina de la fortaleza Altenburg, dos dedos todavía conectados a hueso metacarpiano. Los recogí y me hice el sabroso plan de hacer que lo trabajaran para hacerme con ellos boquilla (1); sin embargo, al igual que en el cadáver del alambre de púas de Combres, aún había carne, blanco-verdosa, podrida entre las articulaciones. Así que deseché mi proyecto (2).

Era este el escritor alemán, Ernst Jünger, que muchos varones de mediana -incluso algunos amigos míos- edad tanto admiran... Y también en Francia, lo que me parece aún más incomprensible.

Realmente no lo puedo creer, como tampoco puedo creer esa exaltación, esa idealización de la guerra que aún existe en la mente de algunos. Para mí, esto que cuenta y que es una anotación en su diario de vida de la I Guerra Mundial, me parece más bien como una frase de Freddy Krueger

___________________
(1) Zigarrenspitze

(2) 4.1.1915 - heute Nachmittag fand ich in der Nähe der Latrine von der Festung Altenburg zwei noch zusammenhängende Finger und Mittelhandknochen. Ich hob sie auf und hatte den geschmackvollen Plan, sie zu einer Zigarrenspitze umarbeiten zu lassen. Jedoch es klebte, genau wie an der Leiche im Stacheldrahtverhau bei Combres, noch grünlich weiß verwestes Fleisch zwischen den Gelenken. Deshalb stand ich von meinem Vorhaben ab.


5 comentarios:

Iván dijo...

Ernst Jünger es un de los grandes literatos del siglo pasado, y al igual que nuestro Borges (con quien se encontró a principios de los ochentas) no recibió el Nobel por mera politiquería. Supongo que al igual que a Borges poco le importaba la opinión de los demás.

¿Lo has leído Marta para emitir juicio, o solamente has leido una cita descolgada? Y no veo rareza en la cita, está relatando el frente, y su realidad tan material y chocante, ¿qué otra descripción podría hacer? Es un libro sobre las experiencias en el frente, y no sobre un paseo por los campos. Me gustaría saber de personas como Jünger que en pleno nazismo publicaron libros críticos al nazismo EN ALEMANIA (En los acantilados de Mármol, y der Friede). ¿Conocés algún literato alemán que lo hubiera hecho?, porque hacerlo desde el exilio es muy fácil y valiente.

Lo peor de todo es que la mayoría que habla de que Jünger exalta la guerra en "in Stahlgewittern" posiblemente ni lo leyeron, o se lo contaron. En ese libro nos encontramos con un relato duro y franco sobre la guerra, pero solo eso, Jünger jamás abre juicio sobre la guerra y si lo hace es de forma velada refiriéndose a cuestiones de la época como el patriotismo normal del momento. La cuestión es que el no abrir juicio ya es para muchos una glorificación de la guerra, y por eso prefieren al otro autor alemán Lamarque quien escribió sobre la guerra sin sin siquiera haber participado.

Más allá de todo no puedo encontrar esa cita en particular, que hasta quizá está hecha en broma, y teniendo en cuenta el contexto no sería descabellado.

Cabe destacar que Jünger fue herido más de 10 veces en la primera guerra mundial, y por eso recibió la más alta condecoración del Imperio.

Iván dijo...

Perdón, el autor es "Remarque" no "Lamarque".

Marta Salazar dijo...

querido Iván, sin duda tienes razón y yo debería haber "diferenciado" más :(

te lo agradezco :)

esa es -por así decirlo- una de las interpretaciones de Jünger: que él fue el primero en mostrar los horrores de la guerra, de una manera... crítica o no. Pero fue el primero.

Acá sí se lee mucho; generaciones enteras de varones lo han leído y admirado y ahí es donde yo veo los resultados y mucho no me gustan.

Un amigo -con el que hablé del tema esta tarde- me dice que él sí lo admiraba en sus primeros libros; pero que después "se volvió medio loco" con sus ideas acerca de la guerra.

sí, es cierto que en los 30 se distanció del nacional socialismo, por su carácter totalitario (él era elitista y antidemocrático) y es verdad que esto es un gran mérito suyo;

La cita es de un libro que sale en estos días en Alemania... no, no es en broma, es en serio... es su diario de vida, en que cuenta de las trincheras, en Francia. La prensa ha adelantado ya algunos párrafos, entre ellos, éste.

El editor dice que esta puede ser una "pose", ya que era la época de "dandy" de Jünger. Pero...

Se dice que él ve la guerra (en Stahlgewitter) como una "aventura" y una "prueba de varonilidad".

Un abrazo querido Iván!

Iván dijo...

Es un personaje complejo Jünger, con muchas etapas y cambios en el pensamiento. Además de contradictorio como todos, diciendo por un lado que no se arrepentía de haber escrito lo que escribió a la vez que junto con Miterrand hablando en contra de la guerra.

Él es un "aventurero" de joven, se escapa de su casa con algunas monedas para enlistarse en la Legión Extranjera para poder conocer África, aunque termina fracasando en su aventura. Creo que desarrolla esta cuestión en su libro "el espíritu aventurero". Junger es una muestra perfecta de la generación que llegó de la guerra alabando lo físico, y que no puede adaptarse a la nueva situación de Weimar, que desencajaa con los nuevos valores. Yo creo que si bien uno quizás no tenga afinidad por Junger, puede leerlo para intentar comprender a esa generación fundida en acero que integraba milicias y después se abalanzó hacia el nazismo y que lo hubiera hecho con el comunismo.

Sus últimos escritos muestran un mercado individualismo absolutamente negador de cualquier vestigio totalitario. La cuestión con estos hombres es que poseían un espíritu aristócratico que difícilmente pudieran conjugar con el nazismo que era un movimiento de masas y pueblo. Imaginate a Junger con esos borrachos vulgares y obscenos de la SA, no hay relación posible.

En fin, todo un personaje, no sé como será su aceptación en Alemania, supongo que vos sabrás mejor. Sé que ganó el prestigioso Premio Goethe.

Marta Salazar dijo...

tienes razón querido Iván, oye, sabes bastante de Jünger, excelente todo lo que has escrito!

...y si escribes un artículo en tu blog ;)

su aceptación es grande, entre los varones (no conozco a ninguna alemana mujer que haya leído ni una hoja de Jünger; te confieso que sólo de ver el largo de los libros, a mí también se me quitan las ganas ;)

lo que me preocupa es que veo mucha gente extremadamente conservadora (y en un sentido que no me gusta para nada) que admira en demasía a Jünger... me molesta la actitud de "iniciados" que tienen...

La semana pasada, Bild publicó una selección de textos del nuevo libro... lo que me lleva a pensar que en los sectores "menos culturales" es igualmente muy atractivo... y esto me preocupa aún más: si esta lectura de guerra llega a las mentes de las capas más bajas de la población, que carecen de espíritu crítico y del don de la diferenciación... Dios nos libre!

Un abrazo querido Iván! y esperamos tu artículo!