sábado, 23 de octubre de 2010

Los católicos no votaron por Hitler


Hace tiempo, publiqué en el blog una imagen con estos mapas aquí (estaban en un artículo de la revista Cicero), pero eran unas imágenes más o menos malas. Un amigo escaneó correctamente para nosotros, los mapas aparecidos en su momento que copio aquí.





1a. imagen: Elecciones del Reich julio 1932: % de votantes a favor del partido obrero nacional socialista

blanco = bajo 30%
gris = 30 a 50%
negro = más de 50%

2a. imagen: censo de 1934, distribuición de los católicos en Alemania.

blanco = bajo 30%
gris = 30 a 80%
negro = más de 80%

De la revista Cicero 4/ 2009, estudio de Jürgen Busche, art. "Los católicos no votaron por Hitler".

Lo que de ninguna manera pretendo decir es que, entre los nacional socialistas no haya habido católicos. Ni que entre los cobardes y oportunistas de entonces y los de ahora, no haya habido católicos. Ni que todos los católicos sean gente instruida en la doctrina cristiana, gente valiente y que se las juega por defender la dignidad humana, suficientes ejemplos tenemos de que no es así. Ni entonces, ni ahora, ver por ej. esto que ocurrió en una región totalmente católica La tumba de los trabajadores forzados de Ucrania



3 comentarios:

melenas dijo...

Permíteme que haga diversos aclaraciones al respecto.

El hecho que los Católicos no votaran a Hitler provenía del hecho que los Católicos fuera cual fuera su propia ideología (liberal, conservador, de izquierdas...) votaban al Zentrum

Originariamente esta partido se opuso a Hitler de manera decidida, desgraciadamente y tras el ascenso al poder de este último, la mayoría de sus diputados votaron a favor del Ley Habilitante que transformó legalmente a Hitler en el dictador de Alemania.

Sinceramente en mi opinión, no había mucho que pudieran hacer, tras el encarcelamiento de los comunistas y viendo que los socialdemócratas estaban siendo sujetos de igual forma a diversos tipos de aniquilación política, sólo era cuestión de tiempo que le sucediera a ellos, así que al final aceptaron hacer un pacto con el diablo (nunca mejor dicho), el Zentrum votaba a favor de convertir a Hitler en dictador a cambio de poder permanecer como partido y de firmar el Concordato Imperial que en cierta manera protegía al catolicismo y le daba un aura de oficialidad estatal.

El primer punto no se cumplió y Hitler disolvió el partido al igual que el resto, pero el segundo lo respetó y siguió tal como está hasta hoy día y dado su carácter de tratado internacional tiene un orden superior a cualquier otra ley dictada a posteriori, incluída la Constitución Alemana.

Un saludo.

Marta Salazar dijo...

así es, votaban al Zentrum, no al partido obrero nacional socialista ;)

efectivamente, el Zentrum como casi todos los partidos alemanes aceptaron la "ley de la mayoría", después, desaparecieron, disueltos por el nuevo gobierno :(

sobre el concordato, estoy de acuerdo con lo que dice Hugo en el post que comentabas el día... sábado o viernes.

otro saludo!

Marta Salazar dijo...

melenas, no he visto en ti el mismo ímpetú que empleas en combatir el cristianismo en defender a los gitanos, a los judíos o a los musulmanes... saludos!