lunes, 24 de enero de 2011

Heinrich Heine "Die Lore-ley"

Queridos amigos, hace unos días pregunté si alguien podía traducir la canción de la Loreley y el día sábado, recibí la agradable sorpresa por parte de Federico Bär (Relatos de amigos) quien me envió la traducción para publicarla aquí, lo que le agradezco muchísimo, sé que también en nombre de todos los lectores de este blog. ¡Muchas gracias querido Federico!

No sé por qué estoy tan triste,
Será por una historia muy antigua
Que no puedo sacarme de encima.


El aire es fresco, está oscureciendo
Y fluye tranquilo el Rin;
La cumbre de la montaña brilla
Bajo el sol de la tardecita.


Allí está la bella doncella
Sentada en lo alto, maravillosa;
Parpadean sus joyas de oro,
Ella peina su cabello dorado.


Con un peine de oro se peina.
Y canta una canción
Que con su melodía
Deliciosa y arrolladora


Cautiva al barquero en su pequeño bote;
Se posesiona, y así es como
No ve los arrecifes rocosos,
Sólo mira hacia arriba.


Creo que finalmente las olas
Devoraron al barco y al hombre;
Y eso ocurrió por el (en)canto
De la Lore-Ley.

4 comentarios:

hugo dijo...

o sea que loreley era una sirena!!!

como las de ulises. notable como dos civilizaciones tan dsitintas como la griega y a germánica tienen los mismos mitos.-

Marta Salazar dijo...

así es querido Hugo... en la Loreley han encallado tantos barcos a lo largo de la historia que, a través de los siglos, surgió la leyenda de que eran seducidos por las sirenas...

Ljudmila dijo...

Gracias Marta y te felicito por captar tan buenos amigos.

Marta Salazar dijo...

gracia amiga! y especialmente, a Federico :)