martes, 3 de abril de 2012

La argentización de la economía europea

"...la situación económica se ha deteriorado dramáticamente: el obligado el crecimiento económico generado por las inyecciones de efectivo del Banco central,  se está desacelerando; la inflación está subiendo,, el desempleo va en aumento, y es más difícil de pagar la deuda externa".

No es la Zona Euro...! La descripción corresponde a Argentina. Tomada del artículo de Hildegard Stausberg: Argentinien kommt von den Inseln nicht los = Argentina no se libra de las islas o no se las puede sacar de encima.

Para que no se queden con las ganas de conocer el resto de su análisis, copio las frases que siguen: "¿Qué hacer en esa situación? Calentar de nuevo los viejos conflictos, para así distraer de sus propios errores. Lo mismo que hizo Galtieri en 1982, lo repite la señora de Kirchner: hace que su política exterior al servicio de su política interna". Sí, es la conocida tesis del enemigo externo. Que se llama, en ciencia política: el síndrome de Galtieri.

2 comentarios:

Carlos F. dijo...

Es raro, Marta. Pero la verdad es que tengo la idea que por primera vez en mucho tiempo, a la opinión dentro de Argentina, no le importa lo que se piense fuera, de nosotros. Y creo que está bien. De la misma forma que en Alemania a nadie le importa que el resto de Europa la critique por imponer el ajuste fiscal profundo, como receta para la crisis. Es un caso raro pero por más que se diga cualquier cosa, cuando se pregunta de manera objetiva la opinión del gobierno de los Kirchner, a lo sumo un 30-40% piensa que es malo o regular. El 60 % restante que es bueno o muy bueno. Respecto a la política exterior, la opinión en contra es inclusive menor que ese 30-40%. Y se viene la toma de control por parte del estado de la petrolera YPF. Ahí también, la oposición a la medida será mínima en la opinión pública. Cuando se ve la popularidad de la presidenta, ésta no cae. Se mantiene cerca del 60%. Respecto al cambio en la carta orgánica del Banco central, excepto esa minoría, nadie está en contra. Creo que está pasando como con el cuento de "viene el lobo". Lo han dicho tantas veces que la gente ya no cree. La verdad es que el gobierno Kirchner guarda los números de la economía argentina bajo 7 llaves como si fuera un secreto de estado. Porque saben que mientras esos datos estén ocultos, la mayoría de los pronósticos económicos fallarán, porque al no conocer los datos ciertos y reales, usan estimaciones sin ningún rigor científico. Porque lo común, fuera de Argentina es creer que el gobierno engaña y la oposición al gobierno no lo hace. La verdad es que el gobierno engaña y la oposición también. Se dice que si quieres saber cual es la inflación real en Argentina, consideres el doble de lo que dice el gobierno y la mitad de lo que dice la oposición. Ni las cosas están tan bien como dice el gobierno ni tan mal como dice la oposición. Y los que se alinean con uno y otro bando, es por afinidad ideológica más que por aprobación en sus acciones. Pero si hay algo que el gobierno Kirchner sabe es que si la economía cae, ellos caen.
Saludos.

kop_op dijo...

Muy bien formulado, Carlos. Por supuesto que la Argentina puede ignorar la opinión de los demás países. De hecho, lo lamentable es que lo ha hecho durante la mayor parte de los últimos años (¿80?), con medidas que despiertan comentarios desfavorables y que pueden mejorar algunas situaciones. Pero siempre a plazos muy cortos, mañana, el mes próximo.
Ahí me parece que hay una fundamental diferencia con Alemania, cuyas recetas, equivocadas o no, apuntan a resultados más duraderos.
Saludos y una buena Pascua,
Federico