miércoles, 6 de febrero de 2013

No hay progromo en Alemania


La ministra de Justicia, la liberal Leutheusser-Schnarrenberger, dice acertadamente que: "Vergleiche mit dem Holocaust sind geschmacklos, wenn es um unterschiedliche Auffassungen ... geht" = Cuando se tiene diferentes puntos de vista/opiniones, las comparaciones con el Holocausto son de mal gusto... Son, por lo menos de mal gusto, diría yo. Geschmacklos es una palabra que, en alemán, me parece que es más fuerte que en castellano.

Esto por lo que el obispo alemán Gerhard Ludwig Müller, prefecto de la Congregación de la doctrina de la fe dió una entrevista al diario Die Welt, que apareció publicada el sábado en la que él se quejó (la frase final de la entrevista, en páginas interiores del diario) sobre una especie de animosidad contra la Iglesia católica, dijo -peor- que habría un ambiente de progromo. - Uds. no se imaginan qué mal hacen estas cosas...

A la derecha la foto del diario, para que se hagan una idea... Es cierto que la entrevista fue buena y no giró al tema "persecusión de losc cristianos"; pero ya con la portada, el dano estaba hecho. Dice: "El Vaticano se queja de un ambiente de progromo".

Que yo sepa, nadie rompe las casas de los católicos, nadie mata a los católicos, nadie rompe las vidieras de sus negocios... nadie impide que los colegios "católicos" sigan funcionando y a ellos asista la elite del país... A ningún católico se lo golpea por la calle, podemos asistir a misa diariamente o todos los domingos... Hay primeras comuniones, confirmaciones y los hospitales tienen sus capellanos, al igual que las fuerzas armadas... Los párrocos son estupendamente bien pagados, igual que los profesores de religión de los colegios estatales... Los hospitales de la Iglesia y órdenes siguen funcionando... al igual que los Kindergarten y los tribunales eclesiásticos...

Yo no veo aquí que haya ningún progromo... El victimismo es malo, muy malo... Y hace mucho dano.