jueves, 14 de noviembre de 2013

Ya no queremos Gran coalición


Cuando ahora, los conservadores partidarios de la CDU, los más conservadores, esos que odian a los liberales (la tropa de Gurken o pepinillos, como ellos les llaman), se quejan de que tendrán al gordito Gabriel como vice.canciller y a la Nahles como ministra y quién sabe que otro horror...

A todos ellos, les digo: Uds. lo quisieron... Uds. querían que la FDP desapareciera del mapa electoral, y lo lograron... Uds. querían que la CDU/CSU ganara las elecciones por un amplio margen y que se librara de los liberales a los que Uds. tanto desprecian -por distintas razones- y lo lograron. Aténganse ahora a las consecuencias.

Por otra parte, hay un porcentaje muy alto del electorado que quería una Gran coalición, esto es, una coalición entre la CDU/CSU y la SPD. Su lema era "una gran coalición para resolver grandes problemas". Son los buscadores de la armonía, de que los políticos no se peleen y del triunfo de los partidos populares en Alemania. Esos que desprecian a las minorías y creen que "lo grande es bello" (contrariamente a la máxima de Ernst Friedrich Schumacher).

Estos últimos no quieren la diferencia, parecen rechazar el debate y tener distintas opiniones. Por lo demas, son estatistas y, en tiempos de dificultades, confían en que el estado resuelva de alguna manera, todos sus problemas. Parece que no se dan cuenta que, en realidad, los estados nacionales europeos y el naciente estado supranacional, son precisamente los culpables de la crisis en la Zona euro.

Inmediatamente después de las últimas elecciones, el 58% de los alemanes consideraban "buena" a la Gran coalición y sólo un 25%, la encontraba mala. Pues bien, hoy día, ya luego de varias semanas después de las elecciones y a la vista de las largas conversaciones que no han llegado a formar un gobierno, un 44% considera a la llamada GroKo como buena y un 34%, como mala.

Como nos cambia la vida... Qué volátiles son los electores...