jueves, 19 de diciembre de 2013

Merkel sobre Ucrania


Ayer, la canciller Merkel, en su primera declaración gubernamental ante el Parlamento, con motivo de la "cumbre" europea (una más...) se refirió a Ucrania. Lo comenté ayer en la manana en la página del blog en Facebook

Sus palabras, se pueden resumir así: 1) respetar decisión de Yanunkovitch de no firmar ahora; pero dejar la puerta abierta 2) exigir a gobierno de Ucrania respeto al derecho a manifestarse 3) descartar la forma de pensar excluyente: o Rusia o la Unión Europea.

Sí y no... Ideal es tener buenas relaciones con todos y abrirse al comercio con todos. En un mundo de países respetuosos de la autodeterminación de los pueblos, esto no sería ningún problema. Pero cuando Rusia ve un acuerdo entre Ucrania y la UE como "una segunda caída del Muro", entonces ya es distinto.

Fue un error -como nos advirtió Polonia- condicionar la firma del acuerdo entre la UE y Ucrania a la liberación de Tymoshenko. Hoy Merkel viaja a Polonia y sin duda, se lo harán ver.

Mi opinión personal es que Ucrania nunca alcanzará el desarrollo económico (industria pesada importante, y la industria de los chocolates) sino se abre a Europa y si continúa intentando comerciar sólo con Rusia y países de la llamada unión eurásica (Bielorrusia, Moldavia). Lamentablemente, Moscú usa el comercio no para fomentar la libertad de los miembros, sino para intentar dirigirlos política y socialmente, creando una dependencia muy poco sana que siempre se ve reforzada con el juego del precio del gas ruso.

Para no hablar de las libertades civiles, políticas y de la lucha contra la corrupción. Como dice la diputada verde Marieluise Beck: "Ucrania no quiere venir a Europa, Ucrania es Europa".