martes, 7 de enero de 2014

Pofallagate


Pofalla, es el diputado de la CDU en el Bundestag que tuvo que dejar su puesto como ministro de la Cancillería ahora con la Gran Coalición. Es un hombre que no ha sobresalido nunca por hacer algo bueno, sino siempre por hacer algo malo, como por ej. insultar groseramente a un camarada demócrata cristiano o declarar el escándalo de la NSA como por superado (antes de conocerse que la NSA también escuchaba a la canciller).

Pofalla sería nombrado como gerente en la empresa de Ferrocarriles (100% en poder del estado), luego de tener que abandonar su puesto de ministro, pero sin renunciar a su puesto como diputado del Bundestag. Esta es lamentablemente, una constumbre hasta ahora muy habitual en la política alemana: dotar de puestos bien pagados en la economía pseudo-privada a los políticos que tienen que abandonar (en este caso, por incapacidad) sus puestos...

Se ve así a la política como un trampolín para $ubir €n la e$cala de $u€ldo$.

Vamos por parte... en un comienzo, se dijo que Ronald Pofalla había decidido dejar la Cancillería para tener más tiempo para fundar una familia (es divorciado dos veces). Hay que considerar que ser un alto funcionario de los Ferrocarriles del estado no es precisamente un puesto que permita a nadie tener mucho tiempo...

Más adelante, se dijo que trabjaría en la economía privada. Perdón, pero los Ferrocarriles son una empresa estatal, 100% estatal, organizada aparentemente en forma privada mediante acciones; pero acciones que se hallan en un 100% en poder estatal. Es esta una empresa privada...? Yo creo que no.

Desde el punto de vista de la lucha contra la corrupción, el caso es claramente un ejemplo de lo que no se debe hacer. De partida, Pofalla no ha esperado un tiempo suficiente de carencia antes de trasladarse a un nuevo trabajo.

Asimismo, su nuevo puesto de "trabajo" se crea extra para él en una empresa estatal, no es un puesto pre-existente de gerente (como en el caso Roland Koch) sino uno que se crea ad hoc para él y se lo dota de un sueldo millonario... Su fin sería las relaciones con la política, con los políticos. Claro, de esas personas que hablan todo el día por teléfono con sus ex-colegas de los partidos políticos y con otros diputados y buscan "influir" en ellos.

Otro de los problemas más grandes es que Pofalla no renunciaría a su cargo en el Bundestag. Un típico caso de influencia indebida.

Como pseudo-lobbyista, Pofalla "ganaría" entre 1,1 a 1,8 millones de euros al ano. Esto es realmente un escándalo, ya que, los Ferrocarriles son una empresa estatal a la que le faltan los conductores de locomotoras y los trabajadores que se encargan de regular los trenes en las estaciones. Sí, recordemos que el verano pasado, incluso estaciones centrales de ciudades importantes se suspendió parcialmente el tráfico debido a la falta de personal...En consecuencia, muchos se preguntan cómo es posible que se contrate a una funcionario con un super sueldo, pero que falte personal en trenes y estaciones...

Máxime cuando Pofalla no tiene idea del tema forrocarriles y lo más cerca que ha estado de él, fue cuando, desde la Cancillería, dirigió el nombramiento de gerentes de la empresa estatal... Lo que es aún peor, ya que quienes él mismo contribuyó a elegir, son quienes ahora lo nombran a él como gerente con un sueldo millonario.

 El colmo fue hoy en la manana, cuando el demócrata cristiano miembro de la asociación anticapitalista y antiglobalización Attac, el anciano Geißler defendió a Pofalla y sostuvo seriamente que un puesto en los ferrocarriles del estado es un puesto de gobierno. PLOP!