martes, 11 de febrero de 2014

La manipulación en el ADAC


Resulta que el ADAC no sólo aumentó las cifras de personas que votaron en la encuesta acerca del auto preferido de los alemanes (el famoso ángel amarillo), sino que también cambiaron las cifras de la votación, dejando autos (extranjeros) fuera de los premiados...

Es así como el Octavia Skoda, que obtuvo una alta votación fue eliminado sin más de la lista de los autos favoritos en Alemania -como supimos ayer-. Esta es una "perla" más en el collar de escándalos que están saliendo a la luz desde hace un par de semanas en torno al ADAC o Automobil Club de Alemania.

Las empresas automotrices alemanas -ganadoras de todos los concursos de autos preferidos- han comenzado a devolver sus angelitos... Dicen que ellas no tienen nada que ver en esta manipulación de los premios.

Curioso, curioso... El ADAC manipula los resultados para que ganen sólo vehículos alemanes y deja fuera de juego a un auto checo (la Skoda pertenece al consorcio VW, pero es una marca checa) y las empresas alemanas no tienen nada que ver en la manipulación... El ADAC actuó como un agente oficioso... (Algunos expertos se refieren a la cercanía física entre la central del Club en München y la BMW).

Ayer, un periodista comentaba que todos estos escándalos están saliento -a diario, como en el caso Snoweden, parece ser esta la moda- a la luz, debido a que el ADAC perdió el apoyo de la política. Para mí es un escándalo que se descubran casos de corrupción sólo si la institución en que se cometieron pierde -por las razones que sean- el apoyo y la cobertura y protección de los políticos.

Si la tesis que comento es cierta, las causas de la pérdida de la protección (el ayer renunciado pdte del ADAC es alto funcionario de la democracia cristiana) podrían hallarse en el enfrentamiento del Club a la política del gobierno en materia automotriz y del tránsito (los ministros de transporte y tránsito están normalmente en manos de la CSU).