martes, 15 de julio de 2014

Quienes tomaban las decisiones en 1914


Una vez más, me gustaría citar la entrevista de a Richard David Precht a Christopher Clark (ver En Europa no habrá guerra). Entre los minutos 28 a 30 (aproximadamente), el historiador australiano, nos hace ver que el grupo de personas que decidía, en aquella época, los destinos de los países, era un grupo extremadamente reducido -Precht habla de unas 200 personas-.

Todos gobernaban desde hacía mucho tiempo, se conocían entre sí, algunos mejor que otros. En su libro, dice que las decisiones no se entiendem, sino se sabe lo que ocurrió entre ellos, mucho antes.

El sistema era sumamente elitario, no había que preguntarle al Parlamento si podían decicir algo... Todo se decidía a puertas cerradas. Esto es otro punto que Clark critica -con razón- que el desencadenamiento de la I Guerra fue consecuencia de la diplomacia secreta, sin transparencia.

En el grupo, sólo se hallaban hombres y con un ideal masculino que hoy, gracias a Dios, ya no tenemos. Un ideal de dureza, intransigencia, inflexibilidad, sangre fría...

Muchos de ellos son bastante mayores. Tienen una esmerada educación. Es gente que sabe hablar, expresarse muy bien. En su libro, habla también del mucho miedo que tienen. Yo pensaba: mientras sus pueblos se alegraban de un futuro mejor, creían en el progreso, confiaban en el futuro; sus gobernantes temían los nuevos tiempos...

Asimismo, era un grupo de personas que vivía en el pasado, con sus muchas plumas en la cabeza que ya en ese entonces, nadie usaba; desconectados de la realidad, diría yo.