lunes, 25 de agosto de 2014

Merkel en Kiev


El editorial de hoy, deEslovaquia, sobre la visita de Merkel a Kiev, "por el día", ya que la capital de Ucrania está verdaderamente muy cerca de Berlín:

Merkel arribó a Kiev 75 anos después del acordado el Pacto entre Molotow y Ribbentrop. En aquel entonces, Hitler y Stalin se dividieron secretamente los países del Centro y del Este de Europa entre ellos.  

75 anos más tarde, todos esos estados están en la Unión Europea. Actualmente, Rusia intenta impedir que Ucrania ingrese a la Unión. Rusia sigue pensando como hace 75 anos.

De ahí, que nadie espere que el conflicto entre Rusia y Ucrania se resuelva muy rápidamente. Tampoco en el encuentro entre los presidentes Putin y Poroschenko manana, en Minsk. Tal vez, ambos estados lleguen manana a un acuerdo. En la cuestión del gas o logren un cese del fuego en las ciudades destruidas de Ucrania. 

Sin embargo, la cuestión principal quedará sin resolver: la pregunda acerca de, en qué medida, tiene Rusia, el derecho a decidir/determinar la orientación/alineación política de otro país.

 Yo diría que -ya que los países son independientes, soberanos e iguales- Rusia no tiene derecho alguno a determinar los destinos de un país. Las zonas de influencia o hegemonía -incluyendo una supuesta  zona de influencia post-soviética- están más que pasadas de moda. Gracias a Dios y aunque algunos retrógrados no lo hayan captado.