jueves, 18 de septiembre de 2014

La independencia -o no- de Escocia


Boris Kálnoky @bkalnoky comentaba esta semana en Twitter: "I find it very gentlemanly of England to let Scotland go if they want. Not many other countries would be freeminded enough". Y tiene toda la razón.

Algunos europeos de la periferia -al igual que Escocia, que también está en la periferia- han amenazado con un largo proceso de aceptación de los escoceses -en el caso de que se independicen- de, por lo menos cinco anos. Pienso que no hay nada más absurdo.

Esta propuesta es absurda. Escocia es hoy parte de la Unión europea y no es un nuevo candidato, no es Moldavia, ni Albania.

Tomé la bandera de Wikimedia, gracias a Zscout370 Created: XVI Century (adopted by the Government of Scotland), informa Wikimedia.

Cuando tuvo lugar la Unidad alemana y Alemania "creció", a nadie se le ocurrió pensar que se tendría que realizar un largo procedimiento de cinco anos para aceptar a Alemania en sus nuevas fronteras. Todo se resolvió con tratados y protocolos adicionales.

En el caso de Escocia, se trata de un país que se desdobla. Y sería absurdo pretender que se realizara un nuevo procedimiento para aceptar a un país, Escocia, que ya es parte de la Unión europea.

Paradojalmente, los escoceses son más pro-europeos que los ingleses, y esta es una de las razones del referéndum de hoy.

Escocia es un país de larga tradición laborista (liberal de izquierda, diríamos en Alemania) y precisamente, esa es una de las razones del referéndum, ya que -dicen los escoceses- ellos no quieren que los sigan gobernando los tories ingleses.

Escocia suena con ser una nueva Suecia o una nueva Finlandia. Con las exportaciones de petróleo, de gas y de whisky, y la tendencia socialdemócrata de los escoceses, en una de esas lo logran. No a corto plazo. Pero con gran probabilidad, en el largo plazo. En el primer momento, sin embargo, podemos contar con mayores impuestos y una mayor participación estatal en la sociedad.

Si ganara el No, igualmente tendría repercusiones para las relaciones Escocia-Inglaterra, en beneficio de Escocia, claro, que ganaría autonomía.

Si gana el Si, caería probablemente el gobierno de Cameron. Y el laborista Miliband tendría igualmente que renunciar, ya que gran parte de sus diputados son escoceses.

De más está decir que este es "el tema" de hoy en Alemania.