martes, 9 de septiembre de 2014

Rusia, la guerra fría y las diferencias


Sigamos pensando en el tema abordado ayer en mi post No es una nueva guerra fría

Otra de las grandes diferencias entre la Guerra fría y la situación actual es que 1) hoy en día, hasta ahora, tanto el Occidente como Rusia están/han estado completamente compenetrados y enlazados económicamente.

Occidente y Rusia se compran y venden productos, bienes y servicios recíprocamente y dependen unos de otra y viceversa. Hay una alta dependencia comercial querida, deseada y fomentada. De la cual, ambas partes, hasta ahora, han sacado provecho. La dependencia ha sido altamente beneficiosa, tanto para Rusia, como para la Unión Europea y el resto del mundo.

2) Hoy en día, en vez de tener a partidos políticos marxistas, neo-marxistas o filo-marxistas en todo el mundo, intentando expandir una cierta ideología, Rusia mantiene a una gran cohorte de lobbystas, defendiendo los intereses económicos de los oligarcas rusos en los diferentes países con los que comercia;

3) y en el plano político, el gran apoyo de Rusia hoy, dentro de las democracias liberales occidentales no está en grupos de izquierda, sino en grupos de la extrema derecha racista, xenófoba y homófoba. Del estilo del Frente Nacional el Francia, de la AfD en Alemania y de Viktor Orbán en Hungría. (Berlusconi en Italia fue uno de los grandes amigos de Putin).

4) En la época de la Guerra fría, los cristianos conservadores eran más bien los enemigos naturales del comunismo soviético. Hoy, son los más grandes amigos de Putin. Ver, sólo dos ejemplos: Putin, el gran defensor de la familia y de la maternidad y Más vale ser que parecer: Putin defensor de los cristianos

5) Durante la Guerra fría, ambas partes trataban de respetar reglas mínimas de convivencia y de competencia. Hoy, Rusia, intenta interpretar las reglas de una forma que a ella le acomode. Bastantes ejemplos tenemos de ello: de reinterpretación de normas de derecho internacional, de manera que acomoden a Putin.