lunes, 17 de noviembre de 2014

Por qué Putin apoya a la extrema derecha europea y por qué ésta apoya a Putin


La semana pasada, comentaba el artículo del insigne historiador Timothy Snyder (ver La Unión Soviética luchó junto a Hitler entre 1939 y 1941) y hacía ver el gran apoyo de Putin y el apoyo a la extrema derecha conservadora y conspiranoica 

Nos podemos preguntar qué persigue Putin apoyando a estos grupos de extrema derecha...  (Putin tiene el apoyo en Gayropa, como los homófobos rusos llaman a Europa occidental, lo que no impide que las dos hijas de Putin vivan en este mundo decadente, dominado por el "lobby gay" y de la extrema izquierda).

Snyder explica al respecto haciendo un paralelo con Stalin. Lo enmarca dentro del revisionismo histórico en torno al Pacto Hitler-Stalin. Nos podemos preguntar qué pretendía Stalin con esta alianza estratégica con la Alemania nazi. Qué ganaba él con ello.

El historiador hace ver que "el Pacto Molotov-Ribbentrop no tuvo sólo repercusiones sobre el territorio de Europa occidental, sino también sobre su orden jurídico en su totalidad. Al aliarse con Hitler, Stalin obedecía a una lógica política. Se imaginaba que si apoyaba a Hitler, las fuerzas armadas alemanas se mantendrían alejadas de la URSS". Por ello, nuestro autor comenta: "En la primavera de 1941, a pesar de más de un centenar de advertencias de la inteligencia, Stalin se negó a creer que Alemania invadiría la Unión Soviética".

En efecto, como en los cálculos ideológicos marxistas de Stalin, el apoyo a los nacional socialistas pondría de manifiesto "las contradicciones inherentes del mundo capitalista world would y Alemania, Francia y Gran Bretana colapsarían en forma simultánea".

De manera similar, Putin trata de hacer hoy lo mismo. "Así como Stalin pensó de convertir (to turn) la fuerza más radical de Europa, Adolf Hitler, contra la misma Europa, así Putin se alía hoy con la 'bolsa de sorpresas' de los populistas antieuropeos, de los fascistas y de los separatistas. Sus aliados de la derecha de ahora son precisamente las fuerzas políticas que deseen poner fin a la actual orden europeo: a la Unión europea".

El intento de ganar a los alemanes para esta empresa, se explica ya que "Alemania tiene una posición admirable como una potencia europea que depende precisamente de la integración europea. Sin embargo, importantes estadistas alemanes como Gerhard Schröder y Helmut Schmidt han dado pasos significativos respaldando la posición de Moscú al cuestionar la legalidad del mismo Estado ucraniano".

Sólo puedo decir: estos dos son hombres del pasado... Y, en el caso de Schröder, dominado por la codicia de seguir recibiendo los pagos de Gazprom.

A mi modo de ver, hasta ahora, Putin no ha logrado ninguno de sus dos objetivos: 1) separar a Europa de EEUU y 2) dividir a la Unión europea. Dentro de la UE, tal vez el único país que de ha puesto de parte de Rusia es -paradojalmente o no- uno dominado por un extremista de derecha, con lo cual permanecemos dentro de los parámetros mencionados de aliarse con estos grupos extremos y apoyarlos para destruir el sistema: Hungría de Viktor Orbán. Su carnada ha sido el gas... sobre esto, tal vez, volveremos más adelante.