miércoles, 16 de septiembre de 2015

Merkel: este no es mi país...


Este no sería mi país... es la traducción más correcta ;)

La canciller frente a las crítica a la decisión de su gobierno de abrir las fronteras a los refugiados que estaban siendo maltratados en Hungría.

Refuerza la tesis sobre el poder de las imágenes a que me referí aquí

Pienso que fue una medida acertada abrir las fronteras, ya que el gobierno de Hungría creó él mismo el problema (ya desde antes, la propaganda contra los extranjeros era horrible en Hungría, ver, del Pester Lloyd: Orbán refuerza campana contra los refugiados, de 3 de junio de este ano.

Merkel dice que las imágenes que dieron la vuelta al mundo fueron no los de su visita a Heidenau (no habían fotógrafos), sino las del recibimiento, por parte de la población, de las personas en München y otras ciudades alemanas. Ver mi columna sobre el tema Alemania luminosa

Si ahora nos tenemos que disculpar por haber mostrado un rostro amable en una situación de emergencia, entonces, este no es mi país.