domingo, 1 de mayo de 2016

La Alternativa para Alemania no es alternativa


Hoy domingo, tal vez no sea mala idea, escuchar la voz del cardenal de Colononia, arzobispo Woelki. (El video en la radio de la catedral de Colonia). Sobre todo, cuando este fin de semana, tiene lugar, en Stuttgart, el congreso del Partido Alternativa para Alemania.

La página de la Iglesia católica en Alemania, que comenta este video, se titula Woelki: Solche Alternativen brauchen wir nicht = Woelki dice que no necesitamos estas alternativas.

Radio Vaticana titula Kardinal Woelki über AfD: Solche Alternativen nicht brauchbar = Cardenal Woelki sobre la AfD: una alternativa así es inutil.

Yo diría que la Alternativa para Alemania no es una alternativa...

El artículo en la Deutsche Welle (en árabe).

Nuestro arzosbispo se pregunta si hay que tomar a la AfD en serio... Dice que él está dispuesto a tomar en serio los miedos y las preocupaciones de quienes votan por este partido que se autodenomina "alternativa para Alemania".

Pero las propuestas de la AfD no podemos tomarlas en serio. Para aclarar el tema a los lectores no alemanes, se refiere a proposiciones contra el Islam hechas por la plana mayor del partido.

Woelki aclara que la AfD llama al Islam una ideología política, que no es compatible con nuestra constitución.

En otras palabras: con una intención llena de odio (mal humor, hässig), una religión completa, una de las más grandes religiones del mundo (Weltreligion), es llevada al patíbulo (an den Pranger gestellt).

Un vistazo a nuestra Ley Fundamental bastaría para reconocer que en nuestro país, hay libertad religiosa. Nadie puede ser discriminado, ni perseguido por razón de su fe. Ni cristianos, ni musulmanes. Quien difama a los musulmanes de esta forma, tendría que entender que sus oratorios y mezquitas están tan protegidos por la Constitución, como nuestras iglesias y capillas. Si alguien dice que sí a las torres de las iglesias, tiene que decir también que sí a los minaretes (alminares).

Aún cuando la cuna del Islam es tan poco europea, como la cuna del cristianismo, ambas religiones mundiales se encuentran hoy, tanto en Alemania, como en Europa -en su convivencia pacífica- como en su hogar (beheimatet).

La religión del Islam es tan compatbile con la constitución como el cristianismo o la relgión judía. Aquí no podemos dejarnos separar los creyentes cristianos, judíos, ni musulmanes.

Todos quienes ponen en tela de juicio la libertad religiosa garantizada en la Ley fundamental. tienen que preguntarse ellos mismos, si con sus exigencias incendiarias (anschüren) no han abandonado hace mucho tiempo la constitución.

No, tales alternativas para Alemania, realmente no las necesitamos. La libertad de las religiones, en nuestro país, no tiene ninguna alternativa. En el sentido que es la única alternativa. Nuestra dolorosa historia nos obliga en este punto: nunca más pueden personas, debido a su raza, a su origen, a su religión, marginadas o perseguidas.