miércoles, 25 de mayo de 2016

Los populistas son como los traficantes de drogas


En su editorial Erosion del Mitte (erosión del centro, se refiere al centro político), Alan Posener dice que los populistas son como los traficantes de drogas. Lo que ellos venden produce un corto efecto y fulminante que produce dependencia y lleva a que se consuma cada vez drogas más fuerte. Por ello, los populistas tienden a la radicalización.

Los populistas no pueden entrar a las cámara de comercio o de industria; sin embargo, pueblan los parlamentos de Europa. La respuesta a los populistas es siempre la misma que damos a los traficantes de drogas:  Just Say No. Sólo tienes que decir que no (*).

Me recuerda lo que Liane Bednarz decía la semana pasada en podium no sé si en la radio o en la televisión (la semana pasada, batió el récord de entrevistas y debates en los que ella participó): la AfD da un paso adelante y medio paso atrás. Sí, yo diría que esa es su estrategia. Como los antiguos marxistas, cuya consigna era dar un paso atrás, pero dos adelante.

________________

(*) Populisten sind wie Drogendealer. Ihre Ware gibt einen kurzen Kick, der süchtig macht; sie muss in immer stärkeren Dosen genommen werden. Deshalb neigen sie zur Selbstradikalisierung. Mit gutem Grund werden Drogendealer nicht in die Industrie- und Handelskammer aufgenommen; aber Populisten bevölkern Europas Parlamente. Die Antwort auf den Populismus aber lautet wie bei den Drogen: Just Say No. Das beste Mittel wäre eine Wahlrechtsreform.