martes, 5 de octubre de 2010

Y después del infarto...


En estos días, se ha estado comparando uno y otro lado de Alemania. Una de las conclusiones es que a ambos lados compran los mismos productos electrodomésticos; sólo que en el Este, no compran máquinas secadoras de ropa. Yo tampoco tengo y no compraré, lo que me demuestra una vez más, mi mentalidad típicamente Ossi ;)

El Herzbericht, el Informe del corazón (no no se trata de la dra. corazón de alguna revista femenina, es algo serio, médico) de la Sociedad alemana del tórax, el corazón y la cirugía vascular (para variar, no hay artículo sobre la cirugía vascular en castellano, ¿no se animan a escribirlo?) nos señala que los hbtes. del Este mueren con más frecuencia tras un infarto cardíaco.

En Sachsen-Anhalt, Thüringen y Brandenburgo (todos en el Este), las posibilidades de sobrevivir a un infarto son las menores de Alemania. Las mejores están en Hamburgo, Berlín y Bremen (todos en occidente).

En Hamburgo, muere 18,1% menos que el promedio de todo e país. Y, lamentablemente, en Sachsen-Anhalt, 23,3% más.


2 comentarios:

Ljudmila dijo...

En cuanto a las maquinas secadoras de ropa, o lavasecarropas le decimos aqui, depende de donde se vive si casa o depto/apartamento, lugares frios o calidos :) sin quitarte el orgullo de tener mentalidad Ossi;) Recuerdo una señora eslovena que vivia del otro lado (en la Eslovenia austriaca ;) Svece (Swetchach o algo asi) cuando le dije que pueblo mas hermoso, parece sacado de un libro de cuentos.... ella me respondio si, si, cuentos....hace tres dias que estoy secando la ropa dentro de la casa en sillas, mesas o dondequiera...

Marta Salazar dijo...

ja ja ja! no, yo no llego a tanto, tengo un lugar (en el sótano) para secar la ropa;

sabes que la secadora se incendió dos veces y me salvó la Virgen María, después te cuento la historia; desde entonces me dije a mí misma: no más secadoras!

Besos!