viernes, 22 de febrero de 2013

Montebourg vs Taylor y el futuro de Francia es Grecia... O no?


Ayer, tengo que confesarles que esbocé más que una sonrisa al leer el comentario de Maurice Taylor (de la empresa productora de neumáticos Titan) acerca de los trabajadores franceses o, como él precisó más tarde ante Le Figaro, de los trabajadores de la planta Good Year, en el Norte de Francia, que no encuentra comprador.

Taylor escribió en carta-respuesta al ministro "de industria" francés Arnaud Montebourg (agradezco la foto a Wikimedia y a Traeb) la siguiente frase (me pregunto por qué un país que no tienen planes quinquenales, sino que adhiere a la economía de mercado, tiene que tener un "ministro de industria"):

"The French workforce gets paid high wages but works only three hours. They get one hour for breaks and lunch, talk for three and work for three" (los trabajadores franceses reciben altos sueldos; pero trabajan sólo tres horas. Tienen una hora para sus pausas y el almuerzo, conversan durante otras tres horas y trabajan sólo tres horas). 

La frase la dió a conocer en la manana, Les Echos, diario económico francés de propiedad del amigo de Sarkozy, Bernard Arnault. Por ello, Taylor comentó igualmente ante Le Figaro que quienes dieron a conocer la carta "tienen sus razones para hacerlo".

Mi primera consideración es: por qué un ministro francés se contacta con una firma norteamericana y hace presión para que adquiera -para que rescate- la fábrica de una empresa norteamericana (la tercera en el mundo) que, de otra manera, cerrará sus puertas, con el consiguiente desempleo de sus trabajadores. Esa connivencia insana entre política y empresas en muchos países latinos es realmente deplorable.

Resulta que el joven buen mozo ministro Montebourg se picó de tal forma que respondió a Taylor (conocido por sus frases lapidarias) con una carta que es -me atrevería a decir- mucho peor que la de Taylor. Es, como dicen algunos, una verdadera declaración de guerra. Quien así se intenta defender, tiene ya toda batalla perdida...

Pueden leer toda la carta (dos apretadas páginas, de redacción muy barroca, habla incluso del "nacismo" y de los soldados que desembarcaron en Normandía... Aló Moscú!) aquí Ayer el mismo ministro (espero que no haya sido una cuenta fake) la subió a la red y la twitteó, como para que todos la pudiéramos leer.

Lo que me parece más grave es la amenaza que hace el ministro de "industria" de Francia a Taylor y a su empresa en el sentido de que sus productos serán especialmente controlados por la aduana francesa en cuanto al cumplimiento de disposiciones relacionadas con el medio ambiente, las normas sociales y técnicas".

Mi segunda observación: es necesario realizar este tipo de amenazas pasadas de moda? No corresponden más bien a advertencia de recurrir a la arbitrariedad más propias de personajes como Chávez o de Lukaschenko? Una intimidación así, que implica más bien ilegalidad y despotismo no habla muy bien del rule of law francés y no es digna del país número dos de Europa. PS: amiga me hace ver que esto es propi de la pdta. de Argentina la sra. Fernández.

Montebourg responde que Taylor y los norteamericanos deberían aprender de Francia y dice que Michelin es 20 veces más grande y 35 veces más rentable que Titan. Lo que el socialista francés no dice es que Michelin se ha ido paulatinamente de Francia y que, en un máximo de cinco anos, ya no procudirá ningún neumático más en Francia. Verdades a medias no son verdades... Por algo, Michelin no quiere comprar la planta de Good Year.

Taylor agrega, en Le Figaro (entrevista aparecida ayer en la tarde) que él no ha querido ofender a los franceses -de lo que lo acusa el ministro-; pero, que por ese camino, Francia terminará como Grecia. Que lo que expresa en su carta al ministro es la misma que él haría a los trabajadores de la planta Good Year: que si no trabajan más, no van a tener dinero para comprar el buen vino francés y además, el mercado francés acabará inundado por neumáticos procedentes de China e India.