miércoles, 13 de marzo de 2013

A 75 años de la llamada Anexión de Austria


"Me he entregado a ti, sí; pero sólo porque tenía que hacerlo... me obligaron. Grité, sí; mas no por lujuria o deseo, sino sólo por miedo. Y que Hitler era un nacional socialista... eso sí que no lo sabía..." ("Ich habe mich zwar hingegeben, doch nur weil ich gemusst. Geschrieen habe ich nur aus Angst und nicht aus Liebe und Lust. Und dass der Hitler ein Nazi war – das habe ich nicht gewusst!"),

Los versos anteriores pertenecen a la "Alegoría naciona de Austria" (Nationalallegorie Austria), del escritor sajón Erich Kästner, quien tematiza así la llamada anexión (Anschluss) de Austria al III Reich y el mito de que Austria fue una víctima en esta canción satírica.

Sí, decenas de miles de austriacos aclamaron las tropas enviadas por los nacional socialistas alemanes a anexar Austria, en un día como hoy, hace 75 anos. 250 mil personas aclamaron a Hitler que anunció la anexión en la Plaza de los Héroes en lo que él llama "mi Patria, Austria", en medio de vítores y júbilo indescriptible. Vean por favor este video del excelente blog de @renajacob, de donde tomo la canción de Kästner. Concretamente de su estupendo artítulo: Anschluss Österreichs + Nationalsozialistische Herrschaft = La anexión de Austria y la dominación nacional socialista.

La teoría de la anexión y de la pasividad e imposibilidad de Austria fue cultivada descaradamente en la postguerra, yo diría hasta 1986, en que el escándalo de Waldheim o Václavik como en realidad se llamaba (alemanizó su apellido para parecerse más a los alemanes...) despertó a algunos austriacos que se preguntaron si era verdad lo que les habian contado sus padres...

La teoría de la anexión de Austria, en que este ex-Imperio fue obligado por Alemania y sus habitantes fueron obligados por los nacional socialistas a ir a la guerra sirvió también para no pagar indemnizaciones a las víctimas de la II Guerra, del Holocausto y de otros exterminios en los que los austriacos participaron jubilosos. Claro, después de la anexión, el estado austriaco había dejado de existir -sostenían- de manera que mal podía el estado sucesor de un estado inexistente, responder de sus deudas y hacer frente a sus responsabilidades.