viernes, 28 de febrero de 2014

Sobre la tolerancia


Hace un par de días, el ex-presidente del Bundestag y respetado político social demócrata Wlfgang Thierse (viene de la DDR o RDA y no oculta que es católico) fue entrevistado en DFL sobre el tema de la homosexualidad. El título de la entrevista es ya programa: "Ängste überwindet man nicht durch Beschimpfungen" = el miedo no se vence con insultos. Sí, muchas veces se recurre simplemente a la descalificación del adversario político o cultural y ese es, sin duda, el camino equivocado.

Me gustaría traducir y citar sus palabras sobre la tolerancia, base del diálogo civilizado y de la superación de la incultura del insulto y la descalificación personal:

"...la tolerancia no significa sí resignación, ni tampoco mera arbitrariedad, ni laissez faire, ni indiferencia, en el sentido de que todo es igualmente válido. No, la tolerancia es una virtud que requiere mucho esfuerzo. La tolerancia supone, por una parte, sostener la propia convicción y defenderla, unido al respeto a la creencia que sostiene otra persona. a otra forma de ver las cosas, a otras posiciones. Y esto es algo que, como comprobamos una y otra vez, es muy difícil".

"...denn Toleranz meint ja nicht bloße Duldung, meint ja auch nicht Beliebigkeit, Laissez faire, Gleichgültigkeit in dem Sinne, dass alles gleich gültig ist, sondern Toleranz ist eine sehr, sehr anstrengende, sehr herbe Tugend. Es meint nämlich die Verbindung davon, dass man für die eigenen Überzeugungen eintritt, sie auch vertritt und das verbindet mit dem Respekt vor anderen Überzeugungen, anderen Einstellungen, anderen Positionen. Und das ist, wie wir immer wieder sehen, wahnsinnig schwierig".