sábado, 1 de marzo de 2014

De quién son las tropas que se apoderaron -ya ayer- de Crimea?


En realidad, no sirve para nada leer el diario de hoy... porque los hechos de Crimea han superaron, todo lo temido -de "esperado" no podemos hablar-.

Ayer, ya recomendamos a 4 periodistas que están en Crimea y -algunos de ellos- hablan el idioma (ruso o ucraniano) y tienen conocimientos del tema (no como algún periodista de medios hispanohablantes...). En concreto:  @GolinehAtai (ARD) @smirnova_welt (Welt) @DEmmerich  (excelentes fotos y la típica sana "frescura" de RTL) ‏@BBCDanielS (Daniel Sandford)

La gran pregunta de ayer es: a quién pertenecen las "misterioras" tropas (sin marcas, ni señales, no nombre del soldado, ni tampoco grado; es lo que se usa para casos de guerra en muchos países) que ayer ocuparon las estratégicas locations de la isla. Concretamente, el aeropuerto de Sebastopol, el de Simferopol, durante la noche ocuparon el de otra localidad más cuyo nombre se me escapa en este momento.

Además, ocuparon las centrales teléfonicas en Crimea, con lo que la península quedó telefónicamente aislada del resto del mundo, sobre todo de Ucrania.

Las patentes de los vehícilos no dejan duda de quiénes son las tropas: Julia Smirnova publicó hace ya 14 horas esta foto en Twitter y escribió: "Russische Kennzeichen" = Patentes rusas... ()



Daniel Sandford , por su parte, copió (hace 18 horas) esta otra foto () y comentó: "Russian trucks still on move".  En ambas fotos se puede ver la patente rusa.

Es cierto que las tropas de la base naval de Sebastopol, donde se encuentra la flota rusa del Mar Negro,  se pueden mover dentro de la base y del territorio asignado. Si Rusia quiere sacar tropas armadas de la misma, tiene que avisar al gobierno de Ucrania. Lo que no ha hecho.... De manera que estos movimientos de tropas son contra derecho, ilícitos... Pero supongo que a algunos termocéfalos nada les importa...

Como detalle curioso y ridículo: la periodista de la tv alemana, Golineh Atai cuante que ayer uno de los soldados -de quien intentaba averiguar a qué unidad pertenecía- le dijo (me imagino que con ese charme decante propio de ese tipo de personas...): "Alles für Deutschland" (todo para Alemania) y le besó la mano... Al leerlo, la mayoría de sus lectores tuvimos dos reacciones: la primera de asco y de repugnancia y la segunda de agredecimiento con la periodista que arriesga su vida e integridad para que nosotros estemos informados y... de solidaridad con ella.