lunes, 28 de abril de 2014

Slaviansk: prisioneros de guerra...?


A ver si entendí bien: militares alemanes que forman parte de la misión de la OSCE: Organization for Security and Co-operation in Europe en el Este de Ucrania fueron raptados por grupos separatistas con centro en Slaviansk.

Los separaristas dicen que los militares alemanes -al igual que su traductor y los observadores de otras nacionalidades europeas del grupo de 13 personas- son espías. Sí, espías... Un amigo pregunta qué podrían ellos espiar de los separatistas? Tecnología, seguro que no.

Como prueba de que son espías, muestran un mapa donde están marcados los puestos de control de los separatistas... Perdón... y esta es la prueba de que son espías...? Es como ese billete de un dólar que muestran como prueba de que otra persona que sigue secuestrada por los separatistas (hay muchas más personas raptadas, incluyendo a la verdadera alcaldesa de Slaviansk que los milicianos tienen presa "para su propia protección") es un espía pagado por los EEUU... Si no fuera porque hay vidas humanas de por medio, nos podríamos reir.

Son 13 personas las raptadas: ocho observadores extranjeros y cinco ucranianos. De ellos, ayer dejaron libre al observador sueco por sufrir "una enfermedas crónica" (como ellos dicen). Es una diabetes; pero para este tipo de gente, una enfermedad terrible. Ya sabemos que viven en el siglo 14 (en el mejor de los casos).

Los militares alemanes serían espías del Occidente, de Kiev, de la NATO y de los EEUU... Un amigo se pregunta qué podrían querer espiar... Tecnología soviética que se quedó en 1940, seguro que no...

Dice Vjatjeslav Ponomarjov, el autodenominado alcalde de Slaviansk (ya dijimos que la verdadera alcaldesa pro-occidente está presa "por su propia protección") que los militares alemanes tenían explosivos y que querían realizar acciones de sabotaje.

Agrega que son prisioneros de guerra y que serán canjeados por separatistas que se hallen en prisión...