lunes, 30 de junio de 2014

Bienvenidos a la Unión Europea: Georgia, Ucrania y Moldavia


Tres estados que otrora fueron repúblicas soviéticas y que lograron sustraerse a la fuerza centrífuga ejercida por Moscú.

La semana pasada, los jefes de estado de estos tres países firmaron en Bruselas el tratado internacional que los hace parte del ámbito económico de la Unión Europea y que es el convenio más amplio firmado por país alguno sin que ello signifique ser miembro de la Unión.

Con ello, se abren las puertas al mercado europeo y a los países -como Chile- que tienen un tratado de libre comercio con la Unión Europea. (Recordemos que en su viaje a Brasil, con motivo de la inauguración del Mundial de Brasil, Merkel manifestó a Rousseff, su preocupación por el detenimiento de las conversaciones de la UE con el Mercosur sobre un tratado de libre comercio entre los dos bloques o mercados. Hizo bien Chile -pese a todas las críticas- en firmar un documento bilateral, en vez de esperar anos y anos a que un grupo de personas se ponga de acuerdo...).

Estos tres países podrían haber sido una bisagra entre Oriente y Occidente... O más bien, entre la Unión Europea y la federación de Rusia... Durante 20 anos, han estado en una verdadera "tierra de nadie". La URSS... perdón, Rusia de Putin no los quería "dejar libres", tomar sus propias decisiones en contrario...

Otra característica en común de estos tres estados es que los tres tienen territorios ocupados por Rusia... Moldavia, Tranistrien, desde hace 20 anos ocupada por tropas rusas... Georgia, con sus territorios Abjasia y Osetia, ocupados por tropas rusas... (de paz, dice Putin). Y Ucrania, con Crimea anexada y el Este del país en manos de separatistas pro- Rusia, militares, agentes, chechenos al servicio de Rusia... De manera que lo de bisagra entre la UE y Rusia, no les sirvió de nada...

Como dice un analista alemán, si Rusia fuera un país respetuoso de la libertad y de los derechos de sus vecinos, que los respeta y no pone en duda su propia existencia (ver Lukaschenko frente a Putin), seria una potencia (local, sí; no mundial) irresistible para estos estados que se desmbraron del Imperio soviético.

Pero en vez de comportarse como un país que respeta las libertades, la democracia y la soberanía de los demás, Rusia se comporta como un estado lleno de complejos, que vive del gas y el petróleo, con medios de prensa que son, enrealidad, agentes de propaganda y desinformación y que encarcela a los opositores... Para qué hablar del trato a las minorías, como los musulmanes, los inmigrantes de los Urales y, en general, los extranjeros. Si Putin dice que los rusos tienen "genes de triunfadores" (en guerras), es fácil que nos iamginemos cómo piensan de los demás... decadentes occidentales, no hombres fuertes y desnudos... (estética fascista de admiración por el cuerpo masculino).

Rusia se ha dando a sí misma... o más bien, Putin ha hecho un enorme dano a Rusia... Las heridas de los países vecinos tardarán mucho en cicatrizar...