jueves, 3 de julio de 2014

No a la política de las potencias que deciden por las demás


En una memorable entrevista de abril de este ano, en DLF, el presidente de Bulgaria, Rossen Plewneliew, se refiere (en casi perfecto alemán) a la crisis de Ucrania y hace ver, en relación con la experiencia de los Balcanes, algo que me parece muy interesante y a lo que lamentablemente, nos referimos muy poco.

No podemos continuar con una mentalidad, según la cual, unos pocos países que se consideran potencia, deciden entre ellos, sobre los demás países más pequenos, especialmente, sobre los países de la llamada periferia.

Sí, en el caso de Ucrania, me parece que una autodenominada potencia (potencia regional, en el mejor de los casos), la Rusia de Putin, intenta resolver acerca del destino de países independientes -es también el caso de Georgia y de Moldavia- sin considerar la opinión de Ucrania... Más bien, sin importarle su opinión.

Lamentablemente, hay gente en Alemania que cae igualmente en esta forma de pensar. Sin ir más lejos, gente cercana a la AfD, a la que le gustaría volver al siglo 19, cuando Bismarck y Rusia se repartían entre ellos el Este de Europa.

Si nos alegramos de vivir hoy en un mundo multipolar... por favor, pequenos autoproclamados polos regionales no pueden erigierse en centros de poder que decidan sobre el destino de los demás... Esta política del siglo 19 no cabe ya en el siglo 21...