martes, 5 de agosto de 2014

"No se trata de dinero, se trata de vidas humanas"


Ayer, el gobierno alemán prohibió a la empresa de armamento de Düsseldorf, Rheinmetall, vender o terminar de vender un centro de simulación de combate a Rusia. En él, deberían ser entrenados 30 mil soldados rusos al ano...

El ministro de economía, el socialdemócrata Sigmar Gabriel explica que él no puede hacerse responsable de ello. Mediante la entrega de este centro de entrenamiento a Rusia, arriesga la expansión militar de Rusia y que los conflictos armados sean más grandes y cuesten más vidas humanas.

Sí, esta es la piedra de toque... Quienes critican la medida -como los dirigentes de la populista de derecha AfD- ven las cosas únicamente desde el punto de vista de los negocios... en el mejor de los casos, de los puestos de trabajo relacionados con las empresas de armamento.

Al respecto, aclara Gabriel: "No se trata de dinero, se trata de vidas humanas" („Es geht nicht um Geld, es geht um Menschenleben“).

El ministerio de economía arriesga que Rheinmetall demande al estado alemán... Ojalá que prime la cordura, que se reconozca el primado de la política y no demande. Rusia, ya advirtió que ellos sí demandarían. El derecho que ellos desprecian, cuando les sirve, lo usan...