miércoles, 19 de noviembre de 2014

El legionario alemán Klaus B.


El alemán Klaus B. pertenecía a la Legión Extranjera que peleaba en Algeria, por allá por el lejano ano 1961. Desertó y mató a un camarada -entiendo que otro legioario- de nacionalidad alemana.

Huyó a la República democrática alemana -a la Alemania comunista- donde se refugió. En Francia, fue condenado a muerte en ausencia. Por lo que la sentencia nunca se ejecutó.

Anos más tarde, el gobierno francés decretó una amnistía en torno a los sucesos de Argelia.

El ano 2002, el tribunal de Regensburg inició un proceso contra el ex-legionario. Eso sí, teniento dudas acerca de su viabilidad, por lo que consultó el tema a la Corte europea de Justicia, que acaba de sentenciar.

La Corte hace ver que, dentro del ámbito de validez del Tratado de Schengen, sólo se puede juzgar a una persona, una vez. Como Klaus B. fue juzgado en Francia, un tribunal alemán no lo puede volver a procesar.

La prohibición de la doble pena rige también cuando la pena no haya podido ser cumplida -como en este caso, por huir a un país del otro lado de la cortina de acero-.

Deja con gusto amargo... No obstante, la seguridad jurídica se nos presenta como un bien superior a la justicia absoluta, por llamarlo de alguna manera... Por aquello de summum ius summa iniuria.

Lo que sí me queda claro es que la Alemania del Este era un país sin estado de derecho.