miércoles, 19 de noviembre de 2014

Putin en Dresden, el Ejército Rojo y la KGB


Ayer, el político verde Werner Schulz se refería a Putin, a Rusia, a lo que dijo la Merkel en Australia...

Dice que lo que vivimos ahora no es la Guerra fría de antes (ver, al respecto dos artículos en este blog: Rusia, la guerra fría y las diferencias y No es una nueva guerra fría), sino que algo nuevo, ya que, si la URSS anunciaba un supuesto nacionalismo, estamos ahora ante un agresivo nacionalismo, ante un nacionalismo étnico/racial/racista (ein völkischer Nationalismus).

A continuación, el activista de derechos humanos de la época del comunismo dice algo que da para pensar: "lo que recuerdo muy bien, es que incluso cuando estaban botando el Muro, el 9 de noviembre (de 1989, nota del blog), estaban tratando de detener la Revolución pacífica con la ayuda del Ejército rojo".

Quiénes serían quienes estaban empenados en esta oscura tarea de detener el curso de la historia...?  Schulz continúa su relato: "Probablemente en ello estaba involucrado Wladimir Putin. El 28 de diciembre de 1989, apareció un "rayado" con consignas fascistas en el monumento a la Unión Soviética en Treptow. 

"Nosotros, en el Runder Tisch (organización de disidentes) recibimos la información o, al menos, indicios de ello, que indicaban que había sido la misma Stasi la que había realizado el rayado fascista en el monumento a los soviéticos y que la pista de quien había dado la orden conducía hacia Dresden, de donde venía el nuevo ministro-presidente Modrow. Putin, en su calidad de jefe de la KGB, hizo quemar todos los papeles en Dresden. El jefe de la Stasi Böhm hat se suicidó".  Supongo que todos mis lectores saben que Putin vivía en Dresden en ese momento y que para él, la caída del Muro y el fin del Imperio soviético fue el golpe más terrible de su vida.

"El 3 de enero de 1990, hubo una gran demonstración en Treptow, bajo el lema: el muro de protección antifascista se ha quebrado". No sé si todos saben que, al Muro de Berlín y al Muro de la muerte que separaba las dos alemanias y dividía a Europa y al mundo en dos, era llamado Muro para protegerse del fascismo...

"... los neonazis de Occidente se nos vienen encima y quieren tomar la Alemania del Este. Esto significa que se trató de provocar al Ejéricito Rojo, una vez más, de manera similar al 17 de junio del 53. Para que, tal como entonces, aplastara el levantamiento.

"Esta es la forma de pensar de un oficial de la KGB como Wladimir Putin. Pienso que,  quien considera que la disolución de la Unión Soviética es la catástrofe geopolítica más grande del siglo, no el Holocausto, no el Holodomor, no la I ni la II Guerra mundial, sino la pérdida de lo que eran, en realidad, colonias conquistadas, una persona así tiene una forma totalmente distinta de ver las cosas".

Sí, ve las cosas desde su perspectiva totalmente diferente a la del mundo libre. Del mundo libre y valórico... porque quien pisotea el derecho, sin duda, tampoco comparte los valores que tenemos en Occidente.