miércoles, 26 de noviembre de 2014

La cuota femenina


Sí, soy partidaria de la cuota femenina. Al menos para Alemania y países que la necesiten.

En el transcurso de mi vida en Alemania, he visto, escuchado, observado y he sido víctima de discriminación hacia la mujer.

Como tantas otras mujeres en Alemania, he sido asistente del gerente general. Alguien dijo que un hombre capaz llegaba a gerente general y una mujer capaz, a asistente de gerente general y eso se aplica 100% a Alemania.

En Alemania, las mujeres nunca van a surgir sin cuota, porque aunque una mujer sea capaz, siempre van a alegeir a un hombre. Salvo que la mujer sea soltera, no tenga hij@s y renuncie así a lo que la hace ser mujer: su capacidad de ser mamá.

Para qué hablar de las mamás... Sé mamá y te puedes olvidar de tu carrera. A una amiga mía, el gerente general -abogado de empresas del DAX, esto es, una persona muy importante- la envió a la casa, porque le dijo que, teniendo cuatro hijos, era una irresponsabilidad que trabajara, que debería preocuparse de sus hijos y de su marido. PLOP

Esa es la realidad alemana... Puede ser que haya excepciones, en el Este, por ejm.

Sin la cuota femenina de 30% en las juntas de vigilancia de las empresas del DAX y que también sean empresas con co-gestión acordada ayer en la noche por el gabinete, la mujer nunca va a poder surgir y ocupar puestos altos.

Hace anos, las empresas prometieron lograr la participación de mujeres a través de una cuota voluntaria y... No pasó nada, las lumeres siguen siendo la excepción en las juntas de vigilancia y, en general, en la dirección de la empresa. 

Las empresas no tienen de qué quejarse, ya que grupos mixtos y por tanto, variados, son una bendición para cualquier empresa y la llevan a rendir más, como se comprueba en decenas de estudios.

Es cierto que la medida afecta sólo a empresas grandes y ricas y sólo en la cima de las mismas, en la junta de vigilancia. Pero esto incidirá para que las empresas empiecen desde ya a formar a mujeres que puedan ocupar estos puestos. De manera que habrá un movimiento ascendente, del tipo chimenea, de mujeres hacia puestos más altos.

La sanción a las firmas que no cumplan es alta: los puestos quedarán vacantes si no se nombra a una mujer.

Pero, como las leyes nada son sin las costumbres, espero que cambie también la mentalidad y que las mujeres sean, en Alemania, por fin vistas, como iguales y no como seres simpáticos; pero un poco inferiores o, al menos, incapaces de ocupar puestos de dirección. Espero que las mujeres casadas y con hijos realmente sean beneficiadas con la cuota femenina y no se las obligue a congelar óvulos o a cosas similares.

Gracias minista Manuela Schwesig Y gracias Ursula v. der Leyen.