viernes, 14 de noviembre de 2014

Putin y el apoyo de la extrema derecha conservadora y conspiranoica


Continuando con mi comentario del artículo de T. Snyder (ver La Unión Soviética luchó junto a Hitler entre 1939 y 1941), me gustaría referirme a la realidad de los movimientos y partidos de ultra derecha, ultraconservadores, populistas de derecha (entre ellos la AfD alemana) que (aparte de la ultra-izquierda filomarxista y ya pasada de moda, del estilo de los Linken alemanes, ver al respecto: Biermann: "... el miserable resto de algo que ya está sobrepasado") apoyan a Putin.

Snyder hace ver que "las declaraciones desafiantes de antifascismo ruso se sumergen cada vez más en una retórica que más parece fascista", esto es cierto y se aprecia claramente.

Nuestro autor explica que "se culpa a los judíos por el Holocausto en la televisión nacional rusa; un intelectual cercano al Kremlin elogia a Hitler como un estadista; nazis rusos marchan en el día 1° de mayo; se realizan manifestaciones con antorchas formando svástica que se presentan como anti-fascistas, pero al estilo de Nüremberg. Y se lleva a cabo una campaña contra los homosexuales que se presenta como una defensa de la verdadera civilización europea".

Y continúa, refiriéndose a algo que yo he visto en internet e incluso que espanoles han compartido ingenuamente en Facebook como si fuera algo bueno:

"En su invasión de Ucrania, el gobierno ruso ha pedido a los miembros de los grupos locales y europeos de extrema derecha apoyar sus acciones y difundir la versión de los acontecimientos de acuerdo a los dictados de Moscú".

Y continúa: "En las recientes 'elecciones', en las regiones orientales de Ucrania en Donetsk y Luhansk, así como en el referéndum falsificada antes de ocupar Crimea, los políticos de extrema derecha europeos llegaron como 'observadores' para respaldar los logros de la guerra de Rusia. Lejos de ser un truco excéntrico, la invitación de estos "observadores" revela por qué el pacto Molotov-Ribbentrop es significativa para Moscú hoy.

Sin bien es cierto que Putin estaría más contentos si los líderes políticos reales de Alemania o de Polonia fueran lo suficientemente tontos como para creer/estar de acuerdo con una nueva división de Europa, por el momento, él parece satisfecho con las personas que se han respondido, de una manera u otra, a su llamado para destruir el orden existente en Europa:

"Los separatistas en toda Europa (incluyendo el Partido por la Independencia del Reino Unido, UKIP, cuyo líder, Nigel Farage, dice que Putin es el líder mundial que él más admira); los partidos populistas de extrema derecha antieuropea (de los cuales el más importante es el Frente Nacional de Francia); así como la franja de extrema derecha, incluyendo a los neonazis".

En Alemania, la extrema derecha que apoya a Putin, yo diría que se reduce a:

1) a grupos pseudo-cristianos (sic) que ven en Putin a una especie de ícono viviente que lucha contra el demonio encarnado en los homosexuales, en EEUU, en los musulmanes y quién sabe en quién más... que defendería la familia y promocionaría tener más de tres hijos (siempre que seas alemán o ruso, claro... esto no vale para extranjeros).

2) A personas que viven en el pasado (a fines del siglo 19 para ser más exacta), en concreto: me refiero al sector de la AfD (actualmente, 8% de los electores en Alemania aprox., partido euroescéptico, aunque algunos de ellos niegan que lo sean) encabezado por el ex-político demócrata cristiano Alexander Gauland (73) que quiere revivir el tratado de no intervención o de abstinencia entre Prusia y Rusia (sic), que permitía a Alemania atacar a Francia sin temer que interviniera Rusia, por aquello del miedo alemán a luchar en dos frentes: el occidental y el oriental. Resulta que ahora, no temenos ninguna guerra con Francia :P Ver AfD: Varlor para la mentira

3) y a grupos conspiranoicos del tipo Montagsdemo (ver: Cómo reconocer a un neo nazi y las nuevas protestas de los lunes). A algunos DJ y otros autores de la editorial Kopp que temen una invasión de OVNIs ;)