lunes, 29 de diciembre de 2014

Pegida es reacción frente a la solidaridad y a la amistad


Hoy, aparece en la Rheinischer Post, una entrevista con el nuevo jefe de la Iglesia evangélica de Alemania, el obispo de Baviera, Heinrich Bedford-Strohm, a mi modo de ver, el mejor jefe que ha tenido la Iglesia evangélica, desde que estoy en Alemania.

Él hace ver que la disposición de los alemanes de hoy, a ayudar a los demás es mucho mayor que en el pasado.

Agrega que la situación es hoymuy distinta a como era hace veinte anos, en que incluso parte de la política promovía la xenofobia (*). Lo que me consta...

Pienso que otra de las causas del surgimiento de Pegida es precisamente que los adherentes a Pegida reaccionan ante esta solidaridad incluso espontánea de que nos habla el obispo. Ellos no admiten que haya alemanes que ayuden a extranjeros... Son contrarios -a mi modo de ver- a la solidaridad humana. Viven (en el Este) en el pasado... (en 1946, en el mejor de los casos).

Su movimiento (aunque algunas personas dicen que no es muy movimiento) surge como un no a la solidaridad y a los intentos de ayudar a otras personas que sufren, por ej., a los asilados en Alemania y a las proposiciones de integrarlos, de dejarlos trabajar (los asilados no pueden trabajar en Alemania).

Es la reacción de la Alemania mala contra la Alemania buena... O, para hablar con Sebastian Haffner, de Mr. Hyde frente al Dr. Jekyll.

_______________
(*) Bedford-Strohm Im Gegenteil – viele Menschen sind spontan hilfsbereit. Die Lage ist ganz anders als vor 20 Jahren, als teilweise auch die Politik Fremdenfeindlichkeit befördert hat.