lunes, 5 de enero de 2015

Lucha de poder al interior de la AfD


La AfD parece desepedazarse... Sus líderes se hallan enfrascados en una pelea por dirigir el partido y por tanto, controlarlo.

Hasta ahora, hay un triunvirato que lo dirige. Integrado por Konrad Adam, Frauke Petry y Bernd Lucke. Lucke quiere ser el único Vorstand, esto viene a ser pdte del partido en castellano.

Petry, Adam, Gauland y Höcke y otros, se oponen... Por qué...?

Estamos frente a algo más que una simple lucha de poder. La AfD ha obtenido un éxito inusitado, llegando de cero a 10%, esto es, de la nada a convertirse en un partido político pequeno pero estable.

Por otra parte, se ha acercado demasiado al llamado movimiento de extrema derecha xenófobo Pegida. Especialmente fuerte en el Este de Alemania, en la ex-Alemania comunista. Miembros de AfD apoyan a Pegida, incluso Gauland ha participado -como muchos otros AfD- en protestas de Pegida.

Lo que presenciamos es la lucha entre personas más o menos cuerdas y más bien liberales en economía, como el profesor Lucke, el profesor Starbatty y el industrial Henkel por una parte y gente como Petry, Gauland y Höcke, por la otra.

Estos últimos de liberales no tienen nada, pero sí mucho de extrema derecha y representan al Este de Alemania dentro del partido.

En suma, la AfD se debate entre:

1) liberalismo democrático y xenofobia de extrema derecha ultra conservadora. La pregunta es si Pegida se convierte en un brazo de la AfD.

2) Entre los grupos del partido AfD del Este y del Oeste...

3) Entre quienes apoyan a Rusia (Pegida y grupos del Este) y quienes apoyan el Tratado de libre comercio con EEUU y votaron a favor de las sanciones a Rusia (Lucke y Henkel).

Me temo que ganan los segundos, los pro-Pegida, los pro-Putin, los racistas...  Lo único bueno de esta situación, es que se abre el camino hacia la insignificancia de la AfD.