miércoles, 11 de febrero de 2015

Los temores de Lukaschenko


Lukaschenko no se lo habría imaginado: Merkel (la emperatriz de Europa, como la llaman satíricamente algunos) y Hollande (pdte de una potencia atómica) visitan Minsk, visitan a Lukasschenko, a él... Al último dictador de Europa, tan alabado por ultra derechistas y ultraconservativos. Ver Hazte oir alaba a Lukaschenko

Sí, Minsk es la última esperanza diplomática antes de que alguien (EEUU, Polonia, Serbia o alguien) envíe armas a Ucrana.

Es cierto que la sola amenaza de enviar armas "sube el precio" de la actuación militar rusa (por no llamarla abiertamente lo que es: una invasión) en la guerra híbrida que tiene lugar en el Este de Ucrania, No sabemos hasta cuándo el pueblo ruso resistirá que mueran sus hijos en Ucrania.

La estrategia europea no contempla enviar armas, la estrategia europea y de Obama consiste en lograr una solución política. Una solución política y no una solución militar. Es un poco lo que se conoce como "el látigo y el azúcar". El látigo serían las sanciones, más sanciones aún. Y el azúcar sería una nueva alianza comercial, una zona de libre comercio o algo así, entre la Unión europea y su copia, la recién fundada Unión de Eurasia.

Merkel ya dijo en München que la caída del régimen socialista no se produjo por la fuerza de las armas, esto es, no fue una solución militar, sino que fue una solución política. Claro que hay que reconocer que Putin está convencido de que la solución es militar y sigue ese camino,

Desde el Acuerdo de Minsk 1 (septiembre pasado), los separatistas y las fuerzas rusas que han invadido formal o informalmente, el Este de Ucrania (buscando conquistar por las armas una conexión de tierra entre Rusia y Crimea), han avanzado aumentando su territorio considerablemente. Yo no sé cómo, en estas circusntancias, se puede hablar de un ataque del Ejército ucraniano. Es absurdo.

Volviendo a Lukaschenko, que debe estar feliz de recibir a líderes europeos que, de otra forma, nunca habrían volado a Minsk... Lukaschenko teme fundamentalmente dos cosas:

1) Lukaschenko teme una invasión rusa. Por eso, reitera en cada ocasión que puede que Bielorrusia sí existe... Recordemos que Putin y otros sostienen que Ucrania no existe, sino que es una creación de los EEUU o quién sabe de quién...

Lukaschenko -pero no sólo él- temen que Ucrania sea sólo cianotipo de lo que le puede pasar a Bielorrusia o a cualquier otro país del llamado "mundo ruso" que se oponga a las órdenes o a los deseos de Moscú.

2) Lukaschenko teme, en segundo lugar, a un levantamiento... A un nievo Maidan, a un Euromaidán; pero en Bielorrusia. Este es, igualmente, uno de los temores más grandes de Putin. Recordemos que Lukaschenko lleva 21 anos en el poder, que es tan autócrata como Putin y que algún día soñó con una fusión de Rusia y Bielorrusia bajó su égida (y no la de Putin).

Dios sabe más y dirige la historia; pero sus caminos son inescrutables, realmente inescrutables...