sábado, 28 de marzo de 2015

La tragedia de Germanwings nos toca muy de cerca


Esta semana, no tuve mucho tiempo para escribir. Sorry. No quiero dejar de traducir el editorial del martes pasado en el taz:

En las redes sociales, se critica mucho (wird genörgelt=se refunfuña). Se dice que, porque entre las víctimas del vuelo de Germanwings, hay alemanes, estamos tan consternados. Si la misma tragedia hubiese ocurrido en otro lugar, no merecería ni una línea. Eso es así. Un avión que se cae en Bangladesh sería sólo una noticia corta. Sin embargo, esto no tiene que ver con un exuberante nacionalismo o con ignorancia internacional. No, la tragedia del Airbus de una empresa alemana nos toca de cerca, porque está cerca de nosotros. (Traducción libre).

Nadie se imaginaría lo que supimos durante los días siguientes...