jueves, 24 de septiembre de 2015

Gracias International Council on Clean Transportation


Continuando con el tema de ayer: Peter Mock, el hombre que echó a rodar la investigación que culminó con el escándalo de la manipulación de gases de la Volkswagen

Los expertos de la ONG International Council on Clean Transportation, investigaron, durante más de un ano, por qué algunos vehículos emitían considerablemente más óxido de nitrógeno en la calle y no cuando estaban en un laboratorio o eran sometidos a un test de gases. No se trata de que hayan emitido un poco más (siempre emiten menos en laboratorio, ya que hay variables que dejan de influir y son aquellas que contribuyen a una mayor emisión en el uso normal del auto).

Como las reglas de emisión son, en EEUU, las más estrictas del mundo, los colegas del ICCT de Berlín, pidieron ayuda a sus pares norteamericanos, de la ICCT-EEUU quienes, a su vez, recurrieron a un instituto de estudios de la Universidad de West Virginia -al Center for Alternative Fuels, Engines and Emissions- que hicieran ellos los tests, ya que tenían el equipo para hacerlo.

John German, director de ICCT suponía que los autos alemanes autorizados en EEUU, pasarían los tests sin mayores problemas. Los miembros de la ONG querían testear también un Mercedes; pero la empresa no se los facilitó para las pruebas. Pienso que es una investigación que queda pendiente.

Los tres autos (Jetta 2012, Passat 2013 y el BMW) pasaron el carb-test. Pero sólo el BMW logró pasar la prueba del óxido de nitrógeno (salvo en subida, donde sobrepasó los valores). El Jetta sobrepasó los valores en 15 a 35 veces (!!!) y el Passat, en 5 a 20 veces (!!!). Lo que no puede explicarse simplemente por problemas de simulación en el laboratorio.

Sólo puedo decir: gracias a las organizaciones no gubernamentales de protección del medio ambiente por su trabajo, sin el cual, no sabríamos nada de este fraude que llamamos #dieselgate