jueves, 30 de enero de 2014

Mi opinión sobre la AfD


Algunos amigos me preguntan qué opino de la AfD, la Alternative für Deutschland... Otra amiga, trata por todos los medios de que yo apoye a este nuevo partido (ella ya lo hace). Y algunos -varios, en realidad- followers en Twitter, escriben tweets en que me "mencionan", me responde tweets y tratan de convencerme de que los apoye.

De manera que creo que ha llegado el momento de escribir algo sobre esta colectividad euro-escéptica.

La AfD tiene tres pilares (de alas hablamos sólo refiriéndonos a la CDU): 1) el económico, crítico de la política de rescate del euro, basado en consideraciones de "orden político", que pide el respeto a principios económicos y financieros fundamentales. A él pertenece su fundador Bern Lücke y uno de sus nuevos principales miembros, Hans Olaf Henkel.

Ellos no son euro-escépticos, no es que estén en cotra del euro (Henkel fue gran impulsor del euro, en el pasado), sino que están en contra de la política de rescate del euro. Con esto, muchos de nosotros, estamos de acuerdo.

2) el ala conservadora, ultra conservadora, integrada fundamentalmente por ex-militantes y/o partidarios de la CDU (la democracia cristiana) que odian a su ex-partido (forman una especie de club de decepcionados de la CDU) y especialmente a la canciller Merkel, considerada culpable de todos los males.

Esta es el ala defensora del matriminio y de la familia numerosa (familia alemana, claro) y que hacen decir a Lucke lo que dijo sobre el futbolista homosexual (que no sólo debería haber hecho pública su homosexualidad, sino que debería haber defendido el matrimonio y la familia... yo me pregunto si Lucke habría estado más contento si Thomas Hitzelberger hubiese dicho que estaba a favor del matrimonio homosexual...).

3) el sector extremista de derecha, racista, xenófobo, especialmente presente en el Este del país (cuando hablamos del Este de Alemania, nos referimos al territorio que estaba en la antigua Alemania democrática o comunista).

En favor de la AfD y de Lucke, hay que decir que el partido no se ha aliado (a nivel europeo) y ha rechazado (hasta ahora) todas las uniones y declaraciones conjuntas con partidos extremos de otros países, concretamente Le Pen en Francia y Wilders en Holanda. 

Evidentemente que, pese a que el primer sector es aceptable y pensable, el segundo y el tercero son, al menos para mí, completamente inaceptables. De manera que 2/3 y más de la AfD son inadmisibles. Por lo tanto, mi voto frente a la AfD es negativo, altamente negativo.