lunes, 23 de junio de 2014

Mosebach contra el Papa


Uno de los autodenominados super católicos alemanes es el escritor Martin Mosebach, partidario de la misa tridentina y muy admirado en sectores conservadores alemanes, a los cuales no pertenezco... pero conozco mucha gente dentro de ellos.

Resulta que Mosebach se ha permitido -nuevamente- criticar al Papa Francisco (esto ya parece un deporte entre los ultra conservadores europeos) y Radio Vaticana ha escrito algo al respeto: Wir haben für euch Flöte gespielt = les hemos tocado la flauta...

Dice -en la SZ- que lo que dice el Papa es "simpel", esto es, simplón, en castellano. Que sus mensajes son como los que aparecen en las cajetillas de cigarrillos. (Se refiere a las advertencias contra el cáncer y similares).

El autor del artículo de Radio Vaticano que responde al autodenominado "ultra-católico" Mosebach hace ver que el mensaje del Papa Francisco nace en el realismo espiritual... No habla desde el punto de vista del Sollen abstracto e idealista, sino de la experiencia diaria y concreta.

Ya... no todos los católicos podemos ser tan sabios e intelectuales como Herr Mosebach... Lo que yo siempre me digo a mí misma es: los grandes cismas -o los más pequenos, como el de Lefebvre que también añora la misa tridentina- han sido iniciados por ultra católicos, que piensan que ellos son mejores y saben más que los demás y que el mismo Papa...

Como dice una amiga extranjera: a ellos les gustaría ser ellos mismos el Papa...