domingo, 10 de agosto de 2014

La mano invisible de Adam Smith


En una muy interesante entrevista, titulada (en original en papel): "Un corazón para los buitres" (original), Georg v. Wallwitz hace ver que:

El contraste entre intereses generales e intereses particulares está siempre presente. Esta contraposición no tiene lugar sólo en el capitalismo, sino también en el socialismo o en autocracias como China. Todo el encanto del sistema de economía de mercado radica en que, en él se logra que los intereses particulares se enganchen/sujeten/subordinen al(os) interés(es) general(es). Esta es la mano invisible de Adam Smith: el individuo quiere generar bienestar para sí mismo, y hace con ello, más rico a todos los demás. Ello resulta a veces mejos y otras veces peor.