miércoles, 22 de julio de 2015

Carlos Andrés


Hoy se cumplen cuatro anos del atentado terrorista de Oslo y Utøya, al que me he referido muchas veces en este blog.

Hoy, llamaré la atención, una vez más, sobre los autores intelectuales de este acto terrorista demencial. Demencial no porque haya sido cometido por un demente: Breivik no es un demente. Es un loser lleno de complejos de inferioridad que surge en el medio de una sociedad abierta.

Breivik es un loser que se radicalizó, se criminalizó en internet. Los autores intelectuales de la porquería que él encontró en la red y que creyó a pie juntillas tienen una ingente responsabilidad en su radicalización -y en la radicalización de otras muchas personas en Europa-. Gates of Viena y otros agentes diabólicos tienen una responsabilidad enorme sobre sus hombros.

Entre ellos, el espanol -entonces residente en Frankfurt- Carlos Andrés (otro loser), citado varias veces en el manifiesto panfleto escrito por Breivik. De lo que, luego del atentato, Carlos Andrés, alias AMDG se vanagloriaba en su "blog" (según propia opinión, uno de los más leídos en Espana, citado en su momento por medios espanoles de ultraderecha, del estilo dope... perdón, cope).

Que Carlos se haga llamar "a la mayor gloria de dios" (él es lefebvrista) es una burla de Dios... Carlos deberóa llamarse "a mayor gloria del demonio". Ese es su nombre más apropiado, como el de tantos otros -son pocos, pero hacen mucho ruido- que se hallan en esa línea deletérea de siembra del odio y de la violencia islamófoba.